El uso de e-cigarrillos JUUL altera el estado inflamatorio del cerebro

El uso continuado de cigarrillos electrónicos de la marca JUUL (similar a un USB) causa alteraciones en el estado inflamatorio de órganos como el cerebro –en una zona relacionada con la ansiedad y la adicción–, el corazón, los pulmones y el colon.
Escrito por: Eva Salabert

13/04/2022

Joven fumando un cigarrillo electrónico de la marca JUUL

El uso de cigarrillos electrónicos se ha asociado con diversos problemas de salud, como más riesgo de experimentar síntomas de COVID-19, o de sufrir disfunción eréctil, o depresión. Un nuevo estudio que ha analizado los e-cigarettes de la marca JUUL, y sus aromatizantes, ha encontrado, además, que vapear a diario con estos dispositivos basados ​​en cartuchos o cápsulas similares a un USB (en los que se atomiza sales de nicotina derivadas del tabaco) altera el estado inflamatorio en múltiples órganos, incluidos el cerebro, el corazón, los pulmones y el colon.

PUBLICIDAD

Los cigarrillos electrónicos JUUL son fabricados por una empresa norteamericana desde 2015 y dejaron de comercializarse en España y en otros países europeos en 2020 porque la Unión Europea establece unos estrictos requisitos que obligan a los fabricantes a limitar la cantidad de nicotina en sus dispositivos, que no pueden contener más de 20 miligramos por mililitro de líquido, mientras que en Estados Unidos una sola cápsula de JUUL puede contener hasta 59 miligramos de nicotina por mililitro.

En el estudio, que ha sido realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (UC San Diego) (EE.UU.), y se ha publicado en eLife, se ha encontrado que los efectos variaban en función del sabor del cigarrillo y podían influir sobre la forma en que los órganos responden a infección como la provocada por el coronavirus SARS-CoV-2.

“Muchos usuarios de JUUL son adolescentes o adultos jóvenes cuyos cerebros aún se están desarrollando, es bastante aterrador saber cómo esto podría afectar su salud mental y comportamiento en el futuro”

“Estos cigarrillos electrónicos basados ​​en cápsulas solo se han vuelto populares en los últimos cinco años, por lo que no sabemos mucho sobre sus efectos a largo plazo en la salud”, ha advertido la Dra. Laura Crotty Alexander, autora principal del estudio, profesora asociada de medicina en la Escuela de Medicina de UC San Diego y jefe de sección de Cuidados Críticos Pulmonares en el Sistema de Salud de Asuntos de Veteranos de San Diego.

PUBLICIDAD

Y es que la investigación sobre el posible impacto de los cigarrillos electrónicos sobre la salud de la población se ha limitado en general a estudios de su uso a corto plazo, y a dispositivos más antiguos, como bolígrafos vape o mods de caja, y líquidos electrónicos cuyas concentraciones de nicotina son significativamente más bajas que las que tienen los sistemas modernos que se basan ​​en vainas recargables.

Inflamación en una zona del cerebro relacionada con la ansiedad

Los investigadores se centraron en la marca de cigarrillos electrónicos JUUL y en sus sabores más populares: menta y mango. Para imitar el uso crónico de estos e-cigarettes, se expuso a ratones adultos jóvenes a aerosoles JUUL con sabor tres veces al día durante tres meses, para buscar después signos de inflamación en todo su organismo.

PUBLICIDAD

Observaron que se producía una elevación de varios marcadores inflamatorios en el cerebro, junto a cambios adicionales en la expresión de genes neuroinflamatorios en el núcleo accumbens, una zona cerebral clave para la motivación y el procesamiento de recompensas. Estos hallazgos son preocupantes, según estos científicos, porque la neuroinflamación en esta región se ha relacionado con la ansiedad, la depresión y las conductas adictivas, lo que podría intensificar todavía más el consumo de sustancias y la adicción.

“Muchos usuarios de JUUL son adolescentes o adultos jóvenes cuyos cerebros aún se están desarrollando, por lo que es bastante aterrador saber lo que puede estar sucediendo en sus cerebros considerando cómo esto podría afectar su salud mental y comportamiento en el futuro”, ha señalado Crotty Alexander.

PUBLICIDAD

La expresión de genes inflamatorios se incrementó también en el colon, especialmente tras un mes de exposición al cigarrillo electrónico, lo que podría aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades gastrointestinales. En el corazón, por el contrario se encontraron niveles reducidos de marcadores inflamatorios, y según los investigadores este estado de inmunosupresión podría volver al tejido cardíaco más vulnerable a la infección. En el caso de los pulmones se observaron numerosos cambios en la expresión génica en las muestras y es necesario realizar nuevos estudios.

La respuesta inflamatoria de cada órgano fue distinta dependiendo del sabor de JUUL , y por ejemplo los corazones de los ratones que inhalaron aerosoles de menta fueron mucho más sensibles a los efectos de la neumonía bacteriana en comparación con los que inhalaron aerosoles de mango.

PUBLICIDAD

“Esto nos muestra que los químicos de sabor en sí mismos también están causando cambios patológicos. Si alguien que usa con frecuencia cigarrillos electrónicos JUUL con sabor a mentol se infectó con COVID-19, es posible que su cuerpo respondiera de manera diferente a la infección” ha explicado Crotty Alexander, que concluye: “Está claro que cada dispositivo y sabor de cigarrillo electrónico debe estudiarse para determinar cómo afecta la salud en todo el cuerpo”.

Actualizado: 18 de abril de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD