Nuevas pistas de por qué el turno de noche aumenta el riesgo de cáncer

Los trabajadores que realizan su tarea en horario nocturno tienen más riesgo de algunos tipos de cáncer, y según un estudio podría ser por interrumpir los ritmos naturales en la actividad de genes relacionados con los tumores.
Escrito por: Natalia Castejón

11/03/2021

Turno de noche y mayor riesgo de cáncer

Trabajar en turno de noche afecta a los ritmos circadianos, que son los relojes biológicos que regulan los ciclos de sueño y vigilia en los seres humanos, pero además, el horario de trabajo nocturno ha sido clasificado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un posible carcinógeno, aunque hasta ahora no estaba muy claro el porqué.

Un nuevo estudio presenta nuevas pistas sobre esta cuestión, y ha encontrado que el hecho de que los trabajadores que desempeñan sus labores en horario nocturno tengan más riesgo de acabar desarrollando algunos tipos de cáncer podría deberse a que cambiar el horario natural puede alterar el tiempo de expresión de genes relacionados con la aparición de tumores, haciendo que los procesos de reparación del ADN sean menos efectivos.

Esta ha sido la principal conclusión a la que han llegado los investigadores de la Washington State University Health Sciences (EE.UU.), que pretendían conocer las razones por las que los trabajadores de turno de noche tienen más probabilidades de padecer cáncer. El resultado, publicado en el Journal of Pineal Research, indica que esta asociación podría deberse a que los mecanismos de reparación del ADN de estas personas no están sincronizados, y esto deja al organismo desprotegido frente al desarrollo de tumores.

Los horarios de trabajo nocturnos alteran el tiempo de expresión de genes relacionados con el cáncer, reduciendo la efectividad de los procesos de reparación del ADN del cuerpo

El cuerpo tiene un reloj interno biológico que es el cerebro, pero casi cada célula del cuerpo cuenta también con uno propio, lo que hace que sus niveles de actividad varíen a lo largo del día. Los investigadores creen que aquí podría estar el problema, y que la expresión de genes relacionados con el cáncer también podría ser rítmica, y que trabajar por la noche podría alterar este ritmo, promoviendo los daños.

Trabajar por la noche te hace vulnerable a sufrir daños en el ADN

“Estos hallazgos sugieren que los horarios de los turnos nocturnos alteran el tiempo de expresión de genes relacionados con el cáncer de una manera que reduce la efectividad de los procesos de reparación del ADN del cuerpo cuando más se necesitan”, ha explicado Jason McDermott, coautor del estudio. Por tanto, trabajar en el turno de noche te hace más vulnerable a sufrir daños en el ADN y hace que los mecanismos de reparación del material genético no funcionen correctamente.

Los glóbulos blancos de los trabajadores del turno de noche eran más vulnerables al daño por radiación, un factor de riesgo para el cáncer

Todas estas conclusiones se obtuvieron al analizar a 14 voluntarios que pasaron una semana en el laboratorio del sueño de la universidad. La mitad fueron sometidos a un turno de horario nocturno de tres días, y la otra mitad a un turno diurno de tres días; después siguieron un protocolo de rutina constante empleado para observar los ritmos biológicos naturales. Por otro lado, tuvieron que mantenerse despiertos 24 horas sometidos a una exposición constante de luz y temperatura ambiente, y cada tres horas se les hizo un análisis de sangre.

En esa muestra de sangre se analizaron los glóbulos blancos y se encontró que los ritmos de muchos genes asociados a la reparación del ADN, que mostraron ritmos distintos en la condición del turno de día, perdieron su rítmica en la condición del turno de noche. Este hecho indica que los glóbulos blancos de los que trabajaron en el turno de noche eran más vulnerables al daño externo producido por la radiación, un factor de riesgo que se ha demostrado que tiene relación con el cáncer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD