PUBLICIDAD

Sufrir acoso laboral aumenta el riesgo de diabetes tipo 2

Ser intimidado o víctima de violencia o acoso en el trabajo aumenta hasta un 46% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, como consecuencia del estrés que provoca y los hábitos alimenticios que se adoptan tras el mobbing.

01/12/2017

Persona sufriendo acoso laboral

El 12% de los participantes reconoció haber sufrido episodios violentos en el último año.

Las personas que sufren moobing o acoso laboral –ya sea por violencia física o por intimidación–, que es una experiencia que puede afectar negativamente a su autoestima y a su capacidad para afrontar los problemas, tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que aquellos que no pasan por este tipo de desagradables situaciones, según los resultados de un estudio que se ha publicado en Diabetología, la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD).

En la investigación, dirigida por Tianwei Xu, del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, se han analizado cuatro trabajos de cohorte realizados en Dinamarca, Suecia y Finlandia, y que han incluido un total de 45.905 individuos con edades comprendidas entre los 40 y los 65 años, y que no habían sido diagnosticados previamente de diabetes, a los que se les realizaron encuestas para conocer si habían sido acosados (conductas descorteses o negativas por parte de sus compañeros) o sometidos a violencia (fueron objeto de conductas violentas o amenazas de violencia en los 12 meses anteriores) en su puesto de trabajo.

Los investigadores separaron la relación entre la intimidación y la violencia con el riesgo de diabetes, pues consideran que se trata de estresantes laborales distintos y que tienen diferentes consecuencias. De esta manera, observaron que el 9% de los empleados habían declarado ser intimidados en los últimos 12 meses, incluidas críticas, tareas humillantes, o aislamiento, y en ese mismo periodo se diagnosticaron entre ellos 1.223 casos de diabetes tipo 2 por lo que, tras realizar los ajustes correspondientes a otros factores de riesgo (nivel educativo, consumo de alcohol, estado civil, o índice de masa corporal, entre otros), estimaron que el riesgo de desarrollar esta enfermedad al ser intimidado es un 46% más alto.

Ser víctima de violencia física o amenazas en tu puesto de trabajo aumenta un 26% el riesgo de diabetes

En cuanto a los casos de violencia física o amenazas en el trabajo, como patear, empujar, o insultar, el 12% de los participantes reconoció que había sufrido alguno de estos episodios violentos en el último año, y entre ellos se contabilizaron 930 casos de diabetes tipo 2, lo que corresponde a un riesgo del 26% más alto de desarrollar la enfermedad si se experimenta este tipo de acoso en el ámbito laboral.

El mobbing provoca cambios hormonales y metabólicos

Entre los motivos que podrían explicar esta asociación, Tianwei Xu, autora de la investigación, y sus compañeros, creen que se debe a los cambios hormonales que se producen como respuesta al estrés, y que inducen variaciones metabólicas que afecten a la regulación del apetito, que pueden promover la obesidad –que se asocia con la aparición de la diabetes–, y psicológicas, ya que las emociones negativas que suele experimentar el acosado y que le mantienen en tensión, favorecen una conducta conocida como hambre emocional, en la que la persona trata de consolarse con el consumo de determinados alimentos.

Los autores del trabajo sugieren que existe una relación entre el mobbing y un mayor riesgo de sufrir diabetes, y que el acoso laboral se debería tener en cuenta como un factor de riesgo de esta enfermedad, y adoptar las medidas preventivas adecuadas para evitar que se produzcan este tipo de situaciones en el ámbito laboral, ya que afectan directamente a la salud psicológica y física de los trabajadores.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD