PUBLICIDAD

Mente y emociones
Estrés laboral
El estrés laboral es una respuesta natural frente a demandas asociadas a la actividad profesional, que cuando es muy intenso o prolongado puede afectar a la salud. Estos consejos te ayudarán a prevenirlo.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Síntomas de estrés laboral y consecuencias

Ejecutivo sentado en el suelo tapándose la cara

A nivel psicológico, el estré laboral provoca ansiedad, ira, apatía o baja autoestima, entre otros problemas.

Cuando el estrés laboral se mantiene en el tiempo, puede tener como consecuencia diferentes síntomas que alteran el bienestar físico, psicológico y social de quien lo padece.

  • Dimensión psicológica: pueden aparecer alteraciones emocionales (elevación de los niveles de  ansiedad, ira o tristeza, apatía, vergüenza, baja autoestima…), alteraciones cognitivas o de  pensamiento (dificultad para concentrarse o tomar decisiones, despistes, sensación de tener la mente en blanco…), y cambios en el comportamiento (incremento en el consumo de sustancias como cafeína, tabaco, etcétera, alteraciones en la ingesta…). Estos síntomas de estrés a nivel psicológico pueden llegar a patologizarse dando lugar a trastornos psicológicos como ansiedad, depresión, problemas asociados al consumo de sustancias, etcétera.
  • Dimensión biológica: aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, incremento de la tensión muscular, alteraciones en las pautas de sueño, alteraciones digestivas… Dependiendo de los órganos activados por el estrés (órganos diana) y del tiempo que permanezcan activados, a este nivel pueden aparecer consecuencias negativas para la salud como la hipertensión arterial esencial, problemas digestivos, cefaleas, fatiga, dolores musculares, insomnio, etcétera.
  • Dimensión social: el ámbito al que primero afecta el estrés laboral es el propio trabajo, ya que quien lo padece se implica cada vez menos en el mismo y progresivamente lo manifiesta en forma de absentismo, bajo rendimiento, escasas o nulas relaciones laborales, y su actitud repercute de forma negativa en el clima organizacional. A su vez, fuera de las fronteras del trabajo el estrés laboral también pasa factura al afectado, que disminuye sus relaciones sociales, familiares o de pareja, deteriorando la calidad de las mismas y dedicando menos tiempo a sus aficiones. Las consecuencias de estos síntomas prolongados en el tiempo son los problemas sociales, familiares o de pareja, así como las malas relaciones en el trabajo y un posible despido.

Actualizado: 6 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

50.000
días de trabajo se pierden cada año en Chile a causa de enfermedades mentales de origen laboral
'Fuente: 'Ministerio de Salud de Chile''

PUBLICIDAD