PUBLICIDAD

Asocian la obesidad en adultos con más riesgo de desarrollar demencia

Las personas con obesidad en la edad media de la vida (alrededor de los 50 años) tienen más riesgo de desarrollar deterioro cognitivo y demencia en comparación con las que tienen un peso normal, según advierten los expertos.

07/12/2017

Persona mayor con obesidad

La obesidad influye en el sistema sanguíneo cerebral, aumentando el riesgo de demencia.

La obesidad es un factor de riesgo para el desarrollo de otras muchas patologías, desde enfermedades cardiovasculares como cardiopatía isquémica o hipertensión arterial, hasta diabetes tipo 2, problemas en el hígado o el riñón, e incluso algunos tipos de cáncer. Además, las evidencias científicas también relacionan el exceso de peso con el deterioro cognitivo, y desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) advierten de que los adultos con 50 años o más que son obesos tienen un mayor riesgo de sufrir demencia, en comparación con las personas con un peso normal.

Los expertos aseguran que la forma en la que se distribuye la grasa corporal es importante, porque los datos obtenidos en algunos estudios sugieren que la que se concentra en el abdomen puede ser un factor de riesgo de deterioro cognitivo y demencia. Y aunque no se ha determinado la asociación entre obesidad y demencia, uno de los mecanismos que podría vincular ambas patologías es la presencia de resistencia a la insulina, que se relaciona con niveles más elevados de beta amiloide, una proteína involucrada en el desarrollo de algunas demencias, como el alzhéimer.

Realizar ejercicio físico podría mejorar la síntesis neuronal y disminuir el riesgo de demencia

Un peso saludable protege frente a la demencia

Un estilo de vida saludable, que incluya una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico, previene la acumulación de grasa corporal y contribuye a prevenir la demencia, y la SEEN y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo) han lanzado la campaña 'Cuidad tu peso, cuida tu memoria' para concienciar a la población sobre esto.

En España el 21,6% de la población tiene obesidad, y el 39,3%, sobrepeso, y desde ambas sociedades científicas han destacado que las personas obesas son más propensas a padecer enfermedades cardiovasculares asociadas, que afectan negativamente al flujo sanguíneo cerebral y, por lo tanto, constituyen un importante factor de riesgo para desarrollar deterioro cognitivo.

La Dra. Nuria Vilarrasa, coordinadora del área de Obesidad de la SEEN, afirma que se ha observado que hacer ejercicio físico con regularidad disminuye el riesgo de demencia y que la actividad física, además de ser beneficiosa para la salud cardiovascular, podría mejorar la síntesis neuronal.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD