Cómo es la ley de eutanasia en España aprobada por el Congreso

Aclaramos cómo será la ley de eutanasia que entrará en vigor en unos meses en España para que las personas con una enfermedad grave e incurable que les cause “un sufrimiento físico o psíquico intolerable” puedan solicitar ayuda médica para morir.
Escrito por: Eva Salabert

17/12/2020

Apoyo a un enfermo terminal tendido en la cama de un hospital

La ley de la eutanasia –que despenaliza la ayuda médica para morir y especifica los requisitos que deben cumplirse para que se pueda prestar– podría entrar en vigor en España en los primeros meses de 2021. El jueves 17 de diciembre se ha debatido en el Congreso de los Diputados el texto y las distintas enmiendas de los grupos para posteriormente remitir al Senado la proposición de ley orgánica que ha sido finalmente aprobada por 198 votos a favor, frente a 138 en contra y 2 abstenciones.

El texto actual de la norma, que cuenta con un amplio respaldo y la oposición únicamente del PP y Vox, recoge que las personas mayores de edad que padezcan una enfermedad grave e incurable o un padecimiento grave, crónico e imposibilitante que cause “un sufrimiento físico o psíquico intolerable” sin posibilidad de curación o mejoría podrán solicitar ayuda médica para morir, y que esta prestación estará incluida en el Sistema Nacional de Salud.

El paciente ha de confirmar su voluntad de morir al menos en cuatro ocasiones a lo largo del proceso, y en cualquier momento puede cambiar de opinión o aplazar la eutanasia

Tras aprobarse en el Congreso, y una vez que pase el trámite del Senado, la ley entrará en vigor tres meses después de publicarse en el Boletín Oficial del Estado. Para que la prestación se lleve a cabo es necesario que el paciente confirme su voluntad de morir al menos en cuatro ocasiones a lo largo del proceso –que se puede prolongar más de un mes desde que lo solicita por primera vez–, y en cualquier momento puede cambiar de opinión o aplazar la eutanasia.

¿Quiénes podrán solicitar la eutanasia y en qué casos?

Cualquier persona mayor de edad y “en plena capacidad de obrar y decidir”, siempre que lo haga de forma autónoma, consciente e informada puede solicitar la eutanasia, siempre y cuando se encuentre sometida a un sufrimiento físico o psíquico que considere intolerable por padecer una enfermedad grave e incurable con un pronóstico de vida limitado o un padecimiento grave, crónico e invalidante, que sea imposible curar o aliviar de forma significativa.

El solicitante debe “tener la nacionalidad española o residencia legal en España” y “ser capaz y consciente en el momento de la solicitud”. Si el paciente no se encuentre en el pleno uso de sus facultades y no pueda prestar su conformidad de forma libre, voluntaria y consciente, es necesario que haya suscrito anteriormente un documento de instrucciones, testamento vital, voluntades anticipadas, o algún documento equivalente y legalmente reconocido. En este caso, el representante legal del paciente podrá seguir el proceso y tomar las decisiones en su nombre.

¿Cómo se solicita la ayuda para morir?

El paciente presentará a su médico dos solicitudes de manera voluntaria y por escrito, con un intervalo de al menos 15 días naturales entre ambas. El facultativo deberá entonces iniciar los siguientes pasos, empezando por la consulta antes de dos días a un especialista en la enfermedad del paciente que no esté implicado en el caso. Este especialista tiene 10 días para decidir si resulta procedente continuar el procedimiento, o no. Todos los pasos y las decisiones adoptadas deben quedar por escrito.

El solicitante de la prestación de ayuda para morir recibirá información sobre su diagnóstico, las opciones terapéuticas y los resultados que se pueden esperar de las mismas, y sobre los posibles cuidados paliativos a su disposición, y podrá revocar su solicitud en cualquier momento o pedir su aplazamiento.

¿Cómo se controlará el proceso? Comisión de Garantía y Evaluación

La ley contempla el derecho de los médicos a la objeción de conciencia y establece la creación de una Comisión de Garantía y Evaluación en cada comunidad autónoma, Ceuta y Melilla, formada por médicos y juristas para controlar cada caso. Antes de practicar la eutanasia, el médico responsable tiene tres días para informar al presidente de la Comisión de Garantía y Evaluación de su comunidad autónoma, que en un plazo máximo de dos días designará a dos miembros de este organismo –un profesional médico y un jurista– para que comprueben si se cumplen los requisitos.

En siete días estos profesionales tendrán que emitir el informe que se trasladará al presidente que, a su vez, lo pondrá en conocimiento del médico responsable. Si la resolución de la Comisión es desfavorable se podrá recurrir ante la jurisdicción contencioso-administrativa.

¿Cómo se lleva a cabo la eutanasia?

Tras la firma del consentimiento informado, el paciente deberá comunicar al médico responsable la modalidad en la que quiere recibir la prestación de ayuda para morir: que el personal médico le administre directamente una sustancia o que le prescriba o le facilite esa sustancia, de modo que se la pueda autosuministrar. El proceso se puede realizar tanto en un centro sanitario como en el domicilio del paciente, y este se encontrará acompañado hasta su fallecimiento.

¿En qué países ya está regulada la eutanasia?

La eutanasia es legal en Holanda y en Bélgica desde 2002, en Luxemburgo desde 2008, en Canadá desde 2016. La eutanasia o suicidio asistido también está legalizada en nueve estados de Estados Unidos donde viven 60 millones de personas: Oregón (1994), Washington (2008), Montana (2009, por decisión judicial), Vermont (2013), Colorado (2016), California (2016) y Hawái (2018), Nueva Jersey (2019), Maine (2019) y en la capital del país, Washington D.C. (2016).

En Colombia fue despenalizada en 2018, aunque todavía no hay una ley sustitutoria (hay una en trámite). También existen medidas similares en algunas zonas de Australia (el Estado de Victoria), y el próximo año entrará en vigor la ley de Nueva Zelanda, mientras que en Suiza no se persigue el suicidio asistido.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD