El riesgo de tener enfermedades genéticas va disminuyendo con la edad

A medida que se van cumpliendo años aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades, pero un estudio ha encontrado que ocurre al revés en el caso de las alteraciones genéticas, que van disminuyendo según se envejece.
Escrito por: Natalia Castejón

30/08/2021

Representación del proceso de envejecimiento

Con el paso de los años aumenta el riesgo de presentar enfermedades, algo lógico, pues nuestro organismo se va deteriorando con el tiempo. Un nuevo estudio de la Universidad de Oxford ha encontrado que este efecto ocurre al contrario en el caso de las alteraciones genéticas, es decir, a medida que se cumplen años se va reduciendo el efecto de los genes en las probabilidades de padecer una dolencia.

Otras investigaciones recientes han encontrado que el riesgo de alteraciones genéticas no solo depende de los factores genéticos de nuestros padres, sino que también influye el entorno de la persona y su edad. Este ha sido uno de los hallazgos de la investigación que se ha publicado en la revista PLoS Genetics.

El riesgo genético es más alto en los primeros años de vida y se reduce con la edad, como es el caso del cáncer de piel, la hipertensión arterial y la hipoactividad tiroidea

Gil McVean, uno de los autores del estudio, ha explicado que “la dieta, la exposición a la radiación ultravioleta, las diferencias hormonales entre hombres y mujeres, y algunas alteraciones genéticas, que varían según la etnia, contribuyen a la capacidad de desarrollar enfermedades. Por tanto, el riesgo no solo depende de los factores genéticos, sino también del entorno del individuo, incluida su edad”.

El entorno puede proteger contra los genes

Existen tecnologías genómicas que permiten usar el genoma de una persona para predecir su riesgo de enfermedades en el futuro, sin embargo, como relata McVean, también puede influir la edad el sexo y la etnia. Por ello, en este estudio se analizó el riesgo que tenían 500.000 personas de desarrollar 24 enfermedades en función de si eran o no portadores de ciertos genes, y se observó si esto cambiaba con el tiempo, para averiguar si había intervalos en los que los individuos son más o menos propensos a tener enfermedades relacionadas con sus genes.

El estudio demostró que el riesgo genético es más elevado en los primeros años de vida y se va reduciendo a medida que se cumplen años, como es el caso del cáncer de piel, la hipertensión arterial y la hipoactividad tiroidea. No obstante, todavía no se sabe a ciencia cierta porque el riesgo disminuye con la edad, aunque los investigadores creen y podría deberse a una interacción entre los genes y el entorno de la persona.

Hay personas que, a pesar de tener una composición genética de riesgo, no contraen la enfermedad, parece ser que el entorno les ha protegido de los genes

“No tenemos evidencias que sostengan una explicación específica. Pero hay personas que, a pesar de tener una composición genética de riesgo, no contraen la enfermedad. Esto puede ser porque han tomado involuntariamente (o incluso deliberadamente) caminos para evitar el riesgo. Por tanto, su entorno les ha protegido contra sus genes”, sospecha el Gil McVean.

Los autores pretenden seguir investigando cómo influye la edad en el riesgo de alteraciones genéticas, ya que creen que es muy importante para poder hacer predicciones más precisas sobre si una persona tendrá o no una enfermedad en el futuro.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD