PUBLICIDAD

Identifican un anticuerpo capaz de prevenir y tratar el alzhéimer

El anticuerpo HAE-4 es capaz de unirse a la ApoE presente en las placas de beta-amiloide que causan alzhéimer, y eliminarla, por lo que podría ayudar a desarrollar un método eficaz para prevenir y curar el alzhéimer.
Escrito por: Eva Salabert

02/04/2018

Persona mayor con problemas de azhéimer

El anticuerpo HAE-4 tiene la capacidad de unirse y eliminar la apolipoproteína E (ApoE).

La acumulación de placas de beta-amiloide en el cerebro se considera el principal factor de riesgo para el desarrollo de alzhéimer, y los científicos investigan cómo neutralizar sus efectos neurotóxicos para prevenir o combatir esta enfermedad. Sin embargo, lo más efectivo sería eliminar estas placas precozmente, antes de que causaran cambios en el cerebro que provocaran pérdida de memoria y deterioro cognitivo.

Una estrategia que podría estar más cerca gracias a un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (Estados Unidos), que ha identificado un anticuerpo –el HAE-4– que tiene la capacidad de unirse y eliminar la apolipoproteína E (ApoE), que se encuentra en pequeñas cantidades en las placas de beta-amiloide, lo que permitiría destruirlas.

Tras inyectar a los ratones anticuerpos frente a ApoE durante seis semanas, se comprobó que el HAE-4 reducía a la mitad las placas de beta-amiloide

Los investigadores emplearon modelos animales (ratones), que habían sido modificados genéticamente para que portaran genes de ApoE humanos, por lo que presentaban una gran predisposición a desarrollar placas de beta-amiloide. Les administraron inyecciones con anticuerpos frente a ApoE, o placebo, durante seis semanas, y al cabo de este tiempo observaron que el anticuerpo HAE-4 lograba reducir a la mitad la cantidad de placas de beta-amiloide.

El anticuerpo solo elimina la ApoE del cerebro

La alipoproteína E o ApoE desempeña una función clave en el organismo porque es la encargada de transportar el colesterol en la sangre, y eliminarla tendría consecuencias letales. Sin embargo, como ha explicado David Holtzman, que ha dirigido el trabajo, comprobaron que el HAE-4 solo se une a la ApoE del cerebro, y no a la de la sangre, porque la estructura de las que contienen las placas de beta amiloide es diferente, y el anticuerpo solo reconoce la forma de estas.

Este científico ha añadido que sus hallazgos sugieren que el anticuerpo anti-ApoE actuará únicamente frente a un componente minoritario de las placas beta-amiloide y, consecuentemente, la respuesta inmune asociada al anticuerpo será inferior, por lo que no se deberían producir efectos secundarios, lo que significa que aunque el HAE-4 resulte eficaz para eliminar las placas, es menos propenso a provocar una reacción inmune destructiva.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD