PUBLICIDAD

La vacuna Shingrix, para prevenir el herpes zóster, aprobada en Europa

Una nueva vacuna para prevenir la infección por herpes zóster y la neuralgia postherpética, Shingrix®, que está indicada para adultos a partir de los 50 años, acaba ser ser aprobada para su uso en Europa y Japón.
Escrito por: Eva Salabert

28/03/2018

La vacuna Shingrix

La vacuna Shingrix se administra por vía intramuscular mediante dos inyecciones.

Shingrix® es una vacuna cuyo empleo ha sido aprobado en Europa y Japón para prevenir el herpes zóster y la neuralgia postherpética (para esta indicación solo está aprobada en Europa), y que proporciona una protección del 90% contra esta enfermedad infecciosa, mientras que la efectividad aproximada de Zostavax® –la vacuna comercializada en la actualidad– es del 50%.

La nueva vacuna, desarrollada por la empresa farmacéutica GSK, y que se administra por vía intramuscular mediante dos inyecciones, ya había sido autorizada por la FDA estadounidense en octubre de 2017, y se recomienda a los adultos mayores (de 50 años de edad o más) porque el proceso de envejecimiento reduce la capacidad inmunitaria del organismo, lo que favorece que se reactive el virus varicela zóster, que permanece en el organismo en estado latente tras una infección por varicela en la infancia o adolescencia.

El proceso de envejecimiento reduce la capacidad inmunitaria del organismo, lo que favorece que se reactive el virus varicela zóster

La vacuna Shingrix® demuestra una eficacia del 90%

La eficacia, seguridad, y capacidad para estimular la respuesta inmune de Shingrix® han sido probadas en un ensayo clínico fase III en el que participaron más de 16.000 personas de 70 años o más, donde la administración de esta vacuna inactivada consiguió prevenir la aparición de la infección en un 90% de los vacunados en comparación con los que recibieron placebo, y también redujo un 89% los episodios de neuralgia postherpética en aquellos que desarrollaron la enfermedad a pesar de haber sido vacunados.

La efectividad del fármaco se mantuvo constante durante los cuatro años de seguimiento posteriores. Y los efectos adversos más frecuentes que refirieron  las personas a las que se administró Shingrix® fueron dolor, enrojecimiento e inflamación de la zona de la inyección, que en la mayoría de los casos fueron de intensidad leve o moderada y duraron menos de tres días.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD