Mirar una luz roja profunda puede frenar la disminución de la vista

Mirar una luz roja profunda durante tres minutos al día puede ayudar a ralentizar la disminución de la vista asociada a la edad, un hallazgo que podría ser un avance hacia una terapia ocular asequible para realizar en el hogar.
Escrito por: Natalia Castejón

02/07/2020

Mirar una luz roja profunda podría frenar la disminución de la vista

El proceso de envejecimiento afecta a la calidad de la visión, que va disminuyendo, y por ello los científicos se esfuerzan en encontrar una alternativa de tratamiento asequible que se pueda realizar en el hogar y permita ralentizar ese problema visual. Un grupo de investigadores del Instituto de Oftalmología de la University College London (Reino Unido) ha descubierto que mirar fijamente una luz roja profunda durante tres minutos diarios puede ser una solución sencilla y económica.

Con la edad, y especialmente a partir de los 40 años, las células de la retina empiezan a envejecer y el ritmo depende del declive de las mitocondrias de la célula –que son las encargadas de suministrar la energía (ATP) y de aumentar la función celular–. En la investigación, que se ha publicado en el Journals of Gerontology, Glen Jeffery y el resto de autores utilizaron pequeñas ráfagas de luz de onda larga para reiniciar las células envejecidas de la retina.

La capacidad para detectar colores mejoró hasta un 20% en los mayores de 40 años tras mirar durante tres minutos al día luz roja profunda

Las células fotorreceptoras de la retina tienen más cantidad de mitocondrias porque necesitan grandes cantidades de energía, y esta parte del ojo envejece más rápido que otros órganos porque en la retina se produce una reducción del 70% del trifosfato de adenosina (ATP) –principal fuente de energía para la mayoría de procesos celulares­– a lo largo de la vida. Esta falta de energía hace que la visión no sea la correcta y vaya en decadencia.

La luz roja profunda reduce el proceso de envejecimiento

Los primeros resultados con luz roja profunda se obtuvieron en abejorros, ratones y moscas de la fruta, y en ellos encontraron mejoras significativas en la función de los fotorreceptores de la retina expuestos a luz de 670 nanómetros (onda larga). Jeffery ha indicado que las mitocondrias absorben la luz en longitudes de onda más largas, entre 650 y 1000 nm, lo que mejora el rendimiento mitocondrial que aumenta la producción de energía, ralentizando su proceso de envejecimiento.

Se utilizaron pequeñas ráfagas de luz de onda larga para reiniciar las células envejecidas de la retina

Las pruebas más recientes se han hecho en humanos, concretamente en 24 personas de entre 28 y 72 años sin patologías oculares, a las cuales se les midió la sensibilidad visual al principio del estudio y después de mirar una linterna LED de luz roja de 670 nm durante tres minutos al día a lo largo de un periodo de dos semanas.

Los hallazgos indicaron que la capacidad para detectar colores de los mayores de 40 años mejoró hasta en un 20%, especialmente en la percepción de la parte azul del espectro de color, que es más vulnerable al envejecimiento. Además, los investigadores subrayan que el dispositivo de luz es una tecnología simple, muy segura y barata, pues tan solo cuesta unos 13 euros, por lo que supone una buena innovación de cara a implementar un tratamiento asequible que se pueda hacer en casa.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD