Vitamina D, omega 3 y ejercicio reducen un 61% el riesgo de cáncer

Combinar la ingesta de elevadas dosis de vitamina D, suplementos de omega 3 y la práctica de ejercicio físico a diario puede reducir hasta un 61% el riesgo de desarrollar un cáncer invasivo en personas sanas de 70 años o más.
Escrito por: Eva Salabert

27/04/2022

Combo reduce un 61% el riesgo de cáncer

Un estilo de vida saludable es decisivo para prevenir o retrasar la aparición de enfermedades y disfrutar de un envejecimiento activo. Un nuevo estudio acaba de demostrar que tres intervenciones sencillas y fáciles de implementar pueden tener un impacto clave en la salud de los adultos mayores. En concreto, sus resultados han revelado que al combinar dosis elevadas de vitamina D, ácidos grasos omega 3 y un programa simple de ejercicios de fuerza en el hogar (denominado SHEP por sus siglas en inglés) se consiguió una reducción acumulada del 61% en el riesgo de cáncer en personas sanas de 70 años o más.

PUBLICIDAD

Este estudio, que se ha publicado en Frontiers in Aging, es el primero que demuestra el beneficio que proporciona combinar tres intervenciones de salud pública asequibles para prevenir tumores invasivos, y si sus resultados se confirman con nuevos estudios podrían influir a la hora de desarrollar estrategias de prevención del cáncer eficaces en adultos mayores.

Aunque el cáncer afecta a personas de todas las edades, a medida que envejecemos aumentan nuestras probabilidades de desarrollar esta enfermedad, que está considerada una de las principales patologías relacionadas con la edad en Europa y en Estados Unidos, y la segunda causa principal de mortalidad en adultos mayores.

Prevenir el cáncer invasivo con vitamina D, omega 3 y ejercicio

Evidencias científicas han mostrado que la vitamina D inhibe el crecimiento de las células cancerosas, y de forma similar las grasas omega 3 son capaces de inhibir la conversión de células normales en células cancerosas, y también se ha demostrado que la práctica de ejercicio mejora la función inmunológica y reduce la inflamación, y esto puede ayudar a prevenir el cáncer. Sin embargo, no se disponía de estudios clínicos fiables que hubieran probado la eficacia de estas tres intervenciones, solas o en combinación.

Los tres tratamientos (vitamina D3, omega-3 y SHEP) tuvieron beneficios acumulativos sobre el riesgo de cánceres invasivos

Investigadores liderados por la Dra. Heike Bischoff-Ferrari del Hospital Universitario de Zúrich decidieron probar el efecto que tenía un consumo de elevadas dosis diarias de vitamina D3 (una forma de suplementos de vitamina D), suplementos de omega 3 también a diario, y un programa simple de ejercicios para hacer en el hogar, solos y en combinación, sobre el riesgo de sufrir un cáncer invasivo entre individuos de 70 años o más.

PUBLICIDAD

Estos científicos realizaron el ensayo DO-HEALTH, que se llevó a cabo durante tres años en cinco países europeos (Suiza, Francia, Alemania, Austria y Portugal) con 2.157 participantes. “En DO-HEALTH, nuestro objetivo era probar intervenciones combinadas prometedoras para la prevención del cáncer aprovechando los beneficios adicionales potencialmente pequeños de varias estrategias de salud pública”, declaró Bischoff-Ferrari. “De hecho, los nuevos tratamientos contra el cáncer tienen como objetivo bloquear múltiples vías para el desarrollo del cáncer mediante la combinación de varios agentes. Traducimos este concepto a la prevención del cáncer”.

Dividieron a los participantes de forma aleatoria en ocho grupos para probar el beneficio individual y combinado de las intervenciones: el grupo uno recibió 2000 UI por día de vitamina D3 (equivalente a > 200% de la cantidad recomendada actualmente para adultos mayores, que es de 800 UI por día), 1 g por día de omega-3 y tres veces por semana SHEP; el grupo dos vitamina D3 y omega-3; el grupo tres vitamina D3 y SHEP; el grupo cuatro omega-3 y SHEP; el grupo cinco vitamina D3 sola; el grupo seis omega-3 solo; el grupo siete SHEP solo; y al último grupo se le administró un placebo.

PUBLICIDAD

Cada tres meses los participantes recibieron llamadas telefónicas de control y se sometieron a exámenes estandarizados de salud y funcionamiento en los centros del ensayo al comienzo del estudio, el año 1, el año 2 y el año 3. Los resultados muestran que los tres tratamientos (vitamina D3, omega-3 y SHEP) tuvieron beneficios acumulativos sobre el riesgo de cánceres invasivos.

Aunque por separado cada una de las intervenciones proporcionó un pequeño beneficio individual, los beneficios de la combinación de los tres tratamientos fueron estadísticamente significativos y los autores del estudio observaron una reducción general del riesgo de cáncer en un 61%.

“Este es el primer ensayo controlado aleatorizado que muestra que la combinación de vitamina D3 diaria, suplementos de omega-3 marinos y un programa simple de ejercicios en el hogar pueden ser efectivos en la prevención del cáncer invasivo entre adultos generalmente sanos y activos de 70 años o más”, ha explicado la Dra. Bischoff-Ferrari, que concluyó: “Nuestros resultados, aunque se basan en comparaciones múltiples y requieren replicación, pueden resultar beneficiosos para reducir la carga del cáncer”.

Actualizado: 27 de abril de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD