PUBLICIDAD

Tercera edad
Dieta del mayor en verano
Al llegar el verano las personas mayores deben realizar modificaciones en su dieta para adaptarla tanto a su estado de salud como a las condiciones climatológicas. Te aconsejamos cómo hacerlo y cómo disfrutarla.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Cómo evitar la deshidratación en verano entre los mayores

El organismo solo avisa de que necesita líquido cuando ya ha perdido mucha cantidad, por eso es importante beber a lo largo del día, incluso cuando no se siente sed. Esta recomendación cobra más importancia en las épocas de calor entre las personas mayores porque tienen menos sensibilidad hacia la sensación de sed, pudiendo llegar a deshidratarse sin que su cuerpo se ponga en alerta antes.

Para evitar llegar a este punto crítico, es necesario mantener un buen balance hídrico (equilibrio entre la cantidad de líquido que entra y la que sale del organismo), lo que se consigue tomando entre 2-2,5 litros de líquido al día, aunque habrá que tener en cuenta si se realiza algún tipo de actividad física, la función renal de la persona, su tránsito digestivo, así como la medicación que tome (diuréticos, laxantes, etcétera) o la pérdida de líquidos por otros motivos.

La ingesta de líquido no tiene que limitarse al agua, sino que también se puede conseguir tomando zumos de frutas y hortalizas naturales, leche semi o desnatada, batidos sin azúcar, e infusiones frías. Los refrescos light también se pueden consumir de forma puntual, pero no deben ser la base de la hidratación de ninguna persona, especialmente los mayores.

Sin embargo, las bebidas con alcohol se deben evitar, tanto por lo perjudiciales que resultan para la salud como por provocar un aumento de la temperatura corporal. Solamente aquellas personas en las que no esté contraindicado, pueden tomar una copa de vino en la comida, así como una cerveza sin alcohol.

Cómo deben tomar los líquidos las persona mayores

Las personas mayores deben tener en cuenta ciertos aspectos para conseguir la ingesta de líquidos adecuada cada día:

  • Se recomienda distribuir la ingesta de líquidos durante todo el día, aumentando el consumo por la mañana y a media tarde, y evitar incrementarla por la noche para prevenir la incontinencia nocturna.  
  • Si por la noche se despierta para ir al baño, se puede aprovechar para tomar un vaso de agua, ya que por la noche también se suda.
  • En cada comida puedes beber un vaso de agua para favorecer la ingestan de alimentos sólidos, pero sin excederse para evitar el llenado gástrico y la saciedad.
  • Entre las comidas hay que tomar entre cuatro y seis vasos de agua fraccionados.
  • Los líquidos se deben consumir a una temperatura agradable, evitando que estén demasiado fríos porque puede provocar problemas digestivos, o irritación en la garganta y faringe. Lo ideal es consumir el líquido entre los 12-14 ºC.
  • No se recomiendan las bebidas gaseosas, ni si quiera el agua, para evitar las flatulencias. Tampoco se debe optar por bebidas enriquecidas con minerales porque, aunque se pueda pensar que son saludables, pueden provocar un desequilibrio de los hidroelectrolíticos, descompensaciones de la hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, y otros problemas de salud en ciertas personas.

Actualizado: 21 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Marina García

Periodista, experta en salud y tercera edad
Marina García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Una
de cada cinco personas en el mundo tendrá 60 años o más en 2050
'Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD