PUBLICIDAD

Delirios y alucinaciones en los mayores
Los adultos mayores pueden sufrir episodios de delirios y alucinaciones que, de no tratarse, empeoran su calidad de vida. Te explicamos sus causas, cómo identificarlos, y qué puedes hacer para ayudar a un familiar afectado.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Consejos para convivir con un familiar con delirios o alucinaciones

Los familiares y las personas del entorno del anciano que presenta ideas que no se corresponden con la realidad son la clave para tratar el problema lo antes posible, ya que sufrir un delirio indica que algo no está funcionando correctamente, por lo que es importante ir al médico lo antes posible para que le realice una revisión y un seguimiento e indique el tratamiento más adecuado o el especialista al que debe derivarle.
Cuando el delirio no surge como consecuencia de un problema puntual, y por tanto debe ser tratado de forma continua, el afectado no permanecerá en el hospital, por lo que en estos casos la familia debe intentar crear en casa un ambiente adecuado para él y ayudarle en todo lo posible.

Cómo deben actuar los cuidadores de familiares con delirios

Lo ideal en casa es seguir las siguientes pautas de actuación:

  • Nunca automedicar al afectado, evitando administrarle cualquier tipo de ansiolítico o somnífero que no haya pautado el médico, porque puede ser contraproducente. De hecho, en ocasiones, el especialista decide reducir la medicación para desintoxicar al paciente.
  • Ayudar al mayor a saber en qué día y en qué hora vive; para ello se puede colocar un calendario y un reloj que pueda consultar constantemente.
  • No es buen momento para que el anciano cambie de sitio de residencia, es decir, que vaya de casa en casa de los hijos, porque esto le puede ocasionar más angustia y estrés.
  • Hay que acompañarle para que salga de casa y esté en contacto con otras personas, porque si permanece mucho tiempo en su hogar aislado le surgirán pensamientos que le pueden generar delirios y alucinaciones.
  • Es importante que mantenga el cerebro activo, y para ello es fundamental hablar con él, leerle algún libro si él no puede hacerlo, o jugar a algo que le guste, por ejemplo, una partida de cartas. En ningún caso se le exigirá un sobre esfuerzo mental porque puede ser contraproducente.
  • Debe permanecer en un ambiente tranquilo, así que hay que evitar que viva o vea una situación que le pueda provocar nerviosismo o estrés.
  • Un ambiente apacible no significa que viva en silencio y a oscuras, ya que en esta situación la imaginación le puede jugar una mala pasada.
  • Por su seguridad hay que mantener las puertas y ventanas bien cerradas para evitar que el anciano salga de casa y se desoriente.

Para los familiares vivir con un anciano que sufre delirios y alucinaciones puede ser una situación muy dura y estresante, ya que es muy común que el adulto mayor padezca insomnio o experimente los trastornos de noche. Además, es muy común que los delirios y las alucinaciones estén relacionados con los familiares, por lo que pueden mostrarse ariscos e incluso agresivos contra ellos.

Persona con problemas de delirios y alucinaciones junto a su mascota

Por estas razones el familiar que se encarga de su cuidado puede necesitar ayuda, y si es así no debe sentirse culpable y buscar a una persona que le permita tener momentos de desconexión y descanso.

Actividades estimulantes para los ancianos que sufren delirios

Os proponemos algunas ideas sobre posibles actividades y acciones para realizar con los mayores que presentan delirios y alucinaciones, que pueden resultar de ayuda para los familiares que desean que su ser querido mantenga activo su cerebro:

  • Adulto mayor con una pelota en la mano

    Facilitarle una pelota para que juegue con ella, colocarle notas en la pared o en la nevera con tareas fáciles, pedirle que encuentre algo, o incluso bailar con el anciano, son actividades que favorecerán su motricidad.

  • Cuidadora y mujer mayor

    Mantener el contacto físico con el mayor; tocarle la espalda, el brazo o la rodilla son gestos que le pueden tranquilizar. Sin embargo, hay que evitar el contacto con zonas más sensibles como la cara o la mano.

  • Mujer mayor con una mascota

    Tener una mascota, como un perro, puede ser de gran ayuda para nuestro familiar con delirios, ya que favorece la reducción de la ansiedad y potencia el contacto físico. Sin embargo, antes de llevar un animal a casa, hay que consultar con el mayor si lo quiere y estipular un periodo de prueba para ver cómo reacciona ante su presencia.

  • Mujer mayor hablando por teléfono

    Fomentar las llamadas telefónicas, especialmente si no quiere salir mucho a la calle y no está en contacto con más personas. Estas conversaciones pueden crear un paréntesis de tranquilidad en su mente.

  • Mujer mayor en la cama

    Ayudar al adulto senior a que cambie de posición del cuerpo para estimular su sistema vestibular (es el que procesa la información sensorial), ya que si este se atrofia el cerebro pierde capacidad para procesar los estímulos que le llegan del exterior. Debe girar el cuerpo, levantarse y acostarse, andar, y hasta bailar, a lo largo del día.

  • Comer en familia

    En la medida de la posible comer siempre con el mayor para crear un ambiente de seguridad y que sienta que pertenece a una familia. El simple hecho de colocar los cubiertos o partir el pan le puede generar un sentimiento de bienestar.

  • Mujer mayor haciendo punto

    Ayudarle a realizar actividades con las manos para mantener el cerebro distraído. Tejer, hacer ganchillo, pintar, jugar a las cartas o al dominó, son buenas opciones para conseguirlo.

Actualizado: 25 de Marzo de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD