PUBLICIDAD

Tercera edad
Diabetes en el adulto mayor
La diabetes es una enfermedad prevalente en la tercera edad, y puede tener graves complicaciones en las personas mayores. Estos consejos te ayudarán a controlar mejor el índice de glucosa en sangre.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Ejercicio físico en personas mayores con diabetes

Ejercicio físico en personas mayores con diabetes

El ejercicio físico es beneficioso para los mayores diabéticos, pero deben consultar previamente a su médico.

El nivel de actividad que realiza una persona influye en gran medida en el control de su nivel en glucosa en sangre, de hecho, igual de peligroso puede ser no realizar ningún tipo de actividad física como hacerla a un nivel muy intenso. En el caso de las personas mayores con diabetes la recomendación general es que realicen ejercicio físico de forma moderada y regular, adaptado a sus capacidades y estado de salud. Los objetivos de esta práctica no sólo se centran en controlar el índice glucémico, sino también en evitar complicaciones asociadas como la hipertensión, la obesidad, la pérdida de masa ósea y muscular, y una mala circulación, mientras al mismo tiempo gana autonomía y mejora su estado anímico.

Como recomendaciones generales en la práctica de ejercicio físico para los adultos mayores con diabetes se indican:

  • Realizar un ejercicio que le guste. Caminar a un ritmo moderado, nadar, acudir a clases de baile o de acondicionamiento físico guiadas, son muy buenas opciones.
  • Si la persona no está habituada al ejercicio físico, se debe someter a una prueba de esfuerzo previa.
  • No se recomienda la realización de ejercicios de intensidad elevada.
  • El tiempo de cada sesión dependerá de la condición de cada persona. Se puede comenzar con caminatas diarias de 30 minutos, e ir aumentando el tiempo de cada sesión de forma progresiva. Si se opta por clases colectivas de una hora de duración, se pueden realizar 2-3 veces en semana, alternándolas con otras actividades más tranquilas.
  • Se recomienda realizar el ejercicio acompañado para que resulte más divertido y ameno; además, siempre es conveniente tener a alguien al lado por si surge algún contratiempo.
  • Elegir un calzado y calcetines adecuados para evitar ampollas y heridas, porque pueden ser el origen de infecciones y úlceras en los pies.
  • Usar ropa transpirable, cómoda y amplia, que evite rozaduras y favorezca la circulación.
  • Realizar la actividad habiendo comido previamente. Se debe beber antes, durante, y después de la práctica deportiva, y en el caso de sentir mareo, palpitaciones o debilidad, habrá que parar inmediatamente e ingerir comida.

Actualizado: 29 de Noviembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD