Diez piscinas para disfrutar en invierno

En invierno también existe una gran oferta de piscinas que harán que te relajes, al tiempo que te ayudarán a recargar energía. Descubre dónde se encuentran las más espectaculares, sus características, y su precio aproximado.

30/12/2015

Un hombre nada en una piscina rodeado de nieve
La mayoría de las piscinas de invierno se encuentran en parajes naturales y suelen tener el agua caliente, para potenciar el contraste y aumentar la sensación de placer al meterse en ellas.

Existen muchos tipos de piscinas, y algunas están pensadas para sumergirse en ellas en invierno. La mayoría se encuentran en parajes naturales y al aire libre, y suelen tener el agua caliente –de manera natural o artificial– para potenciar el contraste y aumentar la sensación de placer que produce meterse en ellas. A pesar de la impresión que provocan los cambios de temperatura, este tipo de baños tienen saludables propiedades para todas las edades, y son propuestas especialmente beneficiosas para las personas mayores, ya que sus aguas ayudan a mejorar la circulación y a reducir los niveles de estrés.

  • Piscinas naturales Blue Lagoon Islandia
    Las famosas aguas geotermales islandesad de Blue Lagoon. © Robert Hoetink / Shutterstock.com

    Blue Lagoon Geothermal Spa (Islandia)

    Una de las piscinas de invierno naturales de más fama se encuentra a unos 50 minutos en coche de la capital de Islandia, Reikiavik. Se trata de la Blue Lagoon Geothermal Spa, conocida por sus aguas ricas en minerales de azufre y sílice, a las que se les atribuyen propiedades curativas. Estas vaporosas aguas provienen de la creación de lava, por lo que su temperatura supera los 37 °C, mientras que fuera el termómetro puede estar bajo cero. El acceso a este lago está limitado, por lo que es preciso reservar con antelación. El precio para experimentar esta maravillosa escapada ronda los 50 euros por día y tiene restaurante y spa donde se puede completar la placentera visita.

  • Piscina en invierno: the Cambrian
    Piscina en el hotel suizo The Cambrian

    The Cambrian (Adelboden-Suiza)

    Otra de las posibles opciones está en la región de Adelboden (Suiza), una de las primeras zonas del país en llevar a cabo el wellness, un equilibrio entre los niveles mental, físico y emocional. En el cantón suizo de Berna localizamos The Cambrian, un hotel del que destaca su impresionante piscina con vistas a los Alpes, que ha recibido numerosos galardones por su paisaje. Sin duda, un lugar relajante donde darse un baño diferente a partir de 300 euros la noche. También cuanta con la opción de visita al spa de la zona, que ronda los 37 euros.

  • Piscina en invierno: Le Crans
    Vistas de la zona exterior del spa de LeCrans Hotel & Spa.

    LeCrans Hotel & Spa (Suiza)

    En la región suiza de Valais dos horas se sitúa LeCrans Hotel & Spa, a tan solo dos horitas de Ginebra. Este hotel de aspecto alpino tradicional cuenta con 15 habitaciones y un gran restaurante francés, Le Mont Blanc. Una de sus ventajas es la proximidad a las pistas de esquí de Crans Montana, que se encuentran a tan solo 100 metros. Se puede disfrutar de un baño reparador en las aguas cálidas del jacuzzi con vistas de ensueño a los Alpes desde 460 euros la noche.

  • Piscinas en invierno: Villa Honegg
    Vistas del Lago Lucerna desde la piscina del Villa Honegg.

    Hotel Villa Honegg (Suiza)

    También en Suiza, a unos 20 minutos de Lucerna, está el Hotel Villa Honegg, uno de los más conocidos del país. El edificio, que dispone de 23 habitaciones y fue construido en 1905 como chalet privado, se ubica en la montaña de Bürgenstock, a mil metros sobre el nivel del mar. Su piscina de 34 °C, integrada en la montaña, cuenta con unas maravillosas vistas al Lago Lucerna y a las cumbres que lo rodean. El precio del alojamiento es desde 450 euros por noche y 82 euros un pase de cuatro horas para el spa.

  • Piscinas inviernales de Kusatsu
    Vistas de ensueño de Kusatsu. © Em7 / Shutterstock.com

    Kusatsu (Japón)

    Si lo que buscas es una zona con una cultura totalmente diferente a la occidental no te puedes perder las piscinas de aguas termales que hacen famosa la zona de Kusatsu, en Japón. Cuenta con un gran manantial por el que circulan unos 4000 litros de agua caliente por minuto, y que se distribuyen a lo largo de todas las piscinas de la ciudad. Es muy típico acudir a varios onsen, baños tradicionales japoneses con agua procedente de volcanes, para intentar que desaparezca cualquier dolor físico o psicológico. En la composición se puede observar ácido, sulfato de aluminio, azufre y cloruro, con valores de pH entre 1.7 y 2.1 y temperaturas que pueden oscilar entre 51°C y 94°C, que van pasando por diferentes circuitos para enfriarse. El precio de este paraíso ronda los 150 euros por noche y algunos onsen suelen oscilar sobre 7 euros, como Sainokawara Rotenburo.

  • Piscinas de inviernos: Széchenyi
    El balneario húngaro de Széchenyi.

    Balneario Széchenyi (Budapest)

    El balneario más grande de Europa se encuentra en Budapest y se llama Széchenyi. En este edificio histórico neobarroco se encuentran varias piscinas al aire libre y es una de las visitas obligadas si se visita Hungría. Sus aguas cuentan con diferentes minerales, como potasiocalcio sodio y diferentes temperaturas, que van desde los 26°C hasta los 38°C. También tiene innumerables piscinas cerradas, algunas con temperaturas frías, una buena opción para disfrutar de un día de relax en tus vacaciones. El precio de la entrada diaria es de unos 17 euros.

  • Termas Outariz en Ourense
    Estilo oriental en pleno Ourense.

    Termas Outariz en Ourense (Galicia)

    Otra buena opción, si estás en España son las Termas Outariz en Ourense (Galicia). En sus instalaciones se puede apreciar un estilo asiático parecido al anterior, que te hará transportarte a las aguas termales de Tokio. Sus aguas calientes harán que tu cuerpo se relaje y, además, con sus numerosos tratamientos, como masajes, envolturas o limpiezas faciales, podrás salir como nuevo. El precio de la entrada a las aguas es de 5,70 euros por persona, este pase da acceso a dos horas de estancia en las termas.

  • Diez piscinas para disfrutar en invierno: Banhs Tredos
    Sauna, baño de nieve, piscina de agua termal y jacuzzi en el leridano Valle de Arans.

    Banhs de Tredos en el Valle de Arans (Lleida)

    En el Valle de Arans (Lleida) se encuentran Banhs de Tredos, un hotel que cuenta con un balneario con varias piscinas y jacuzzis al aire libre y que en invierno se pueden disfrutar gracias a una cúpula transparente que te permitirá disfrutar de las aguas con alto contenido en azufre y sulfobacterias que emanan de un manantial a 33 °C mientras estas rodeado de nieve. El coste de la entrada a la piscina natural de agua termal sulfurosa, sauna finlandesa y jacuzzi es de 15 euros.

  • Termas Papallacta en invienro
    Cerca de Quito, en la provincia de Napo se encuentran las Termas de Papallacta.

    Termas de Papallacta (Ecuador)

    Si te encuentras en Ecuador o piensas viajar allí cerca de Baeza puedes encontrar las Termas de Papallacta, un balneario dedicado al descanso y a la relajación a 75 km de Quito. Cuenta con 9 piscinas termales cuyas aguas tienen diferentes temperaturas cálidas y cuatro de agua fría para lograr un contraste. Además, desde sus piscinas se puede ver la montaña, cuyas cimas están nevadas en invierno. Su precio son unos 8 euros para adultos y la mitad para los niños hasta 11 años.

  • Agujeros suelo en Finlandia
    En Finlandia, cualquier sitio es bueno para ponerse en remojo.

    Agujeros en el hielo (Finlandia)

    Si ninguna de las propuestas anteriores te ha convencido, ahí va una opción gratuita o de muy bajo coste. Se trata de alternar el placer de la sauna con el baño en piscinas creadas en los agujeros del hielo de Finlandia. En este país esta práctica es habitual, ya que activa la circulación y proporciona energía durante todo el día. Una alternativa sólo apta para valientes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD