PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Hidroterapia, fuente de salud
El término hidroterapia deriva del griego Hydor (agua en movimiento) y Therapeia (curación), y consiste en la aplicación del agua con fines terapéuticos. Descubre cómo aprovechar las ventajas que proporciona.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Dónde acudir para recibir hidroterapia

En los balnearios se utilizan aguas mineromedicinales declaradas de utilidad pública debido a sus propiedades terapéuticas, y ofrecen la ventaja de renovar continuamente el agua de sus instalaciones, que no puede ser tratada con compuestos desinfectantes como cloro o bromo, para no perder la capacidad terapéutica de sus componentes. Los SPAs ('salutem per aquam', o salud a través del agua), sin embargo, utilizan agua normal, que carece de propiedades curativas, a la que se añaden sales o aditivos con aromas, además de precisar de técnicas desinfectantes.

Aunque el agua en este caso no esté indicada para el tratamiento de enfermedades, estos centros lúdicos son un lugar excelente para relajarse, y suelen ofrecer otros servicios como masajes y tratamientos estéticos corporales o faciales; por este motivo, han proliferado en los núcleos urbanos, y la mayoría de los hoteles de lujo los incluyen entre sus instalaciones.

El circuito de hidroterapia que habitualmente ofrecen los SPAs incluye:

  • Piscina termal a alta temperatura, con chorros (si la piscina es amplia, se puede nadar, y los chorros de agua a presión sirven para descontracturar los músculos).
  • Jacuzzi (bañera de hidromasaje): el agua está caliente y también incluye chorros de agua a presión dirigidos a distintas zonas del cuerpo.
  • Pileta con agua fría (para sumergirse después del jacuzzi o la piscina termal durante unos segundos).
  • Pediluvio: es un camino de piedras de río de canto bordeado por chorros que alternan agua fría y caliente a la altura de los pies y la zona baja de las piernas.
  • Sauna: cabina herméticamente cerrada con calor seco, que sirve para eliminar toxinas y relajar el sistema nervioso. Algunas personas la toleran mal (sobre todo si tienen la tensión baja), por lo que es conveniente que te asegures de que no es tu caso, y tampoco debes permanecer mucho tiempo en su interior.
  • Frigidarium: se trata de una cabina refrigerada que se alterna con la sauna para estimular el contraste térmico.
  • Baño turco de vapor: es parecido a la sauna, pero con una humedad del 99%. Hidrata y descongestiona las vías respiratorias y permite que se eliminen toxinas a través de la piel porque el calor y la humedad hace que se abran los poros.
  • Ducha escocesa: es una ducha a presión que alterna agua fría y caliente a lo largo de todo el cuerpo. Estimula la circulación sanguínea y relaja los músculos.
  • Ducha vichy: es un tipo de masaje que se recibe en una camilla situada bajo una ducha con agua templada. El agua mejora el efecto sedante del masaje.

Los contrastes frío-calor y los chorros a presión sobre el cuerpo favorecen la circulación sanguínea y relajan los músculos, por lo que realizar un circuito de hidroterapia en un SPA (que suele durar entre una y dos horas) suele ejercer una acción sedante sobre el organismo. 

Actualizado: 21 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los pacientes supervivientes de cáncer solicita algún tratamiento estético
'Fuente: 'Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)''

PUBLICIDAD