Actividades extraescolares
¿Qué hacer con los niños después de clase? La oferta de actividades deportivas, académicas y de otra índole es enorme. Te damos algunos consejos para escoger las que mejor se adapten a sus necesidades.

Consejos para elegir bien las actividades extraescolares

Actualizado: 20 de abril de 2020

A continuación te ofrecemos algunos consejos para acertar en la elección de la actividad extraescolar que más se ajusta al perfil de tu hijo:

  • Hablar con los profesores: ellos también pueden orientar sobre las preferencias y capacidades del niño, y qué aspectos de su carácter podrían beneficiarse con el desarrollo de ciertas actividades.
  • Preguntar al menor qué le gustaría hacer, explicándole las características de las distintas opciones disponibles. Algunos niños demuestran un interés clarísimo desde muy pequeños por la pintura, ciertos deportes, la informática, la música... En otros casos, habrá que ir probando.
  • Tener en cuenta las capacidades y habilidades del niño para evitar frustraciones. Si pasado un tiempo no están a gusto con la actividad podéis cambiarle a otra sin dramas.
  • Combinar actividades académicas (idiomas, talleres de refuerzo…) con otras de ocio (artísticas, ajedrez, ballet…) o deportivas (judo, tenis, fútbol…), para que resulte más divertido y no parezca una extensión de la jornada escolar sin más.
  • Asegurarse de que el niño podrá asistir a la actividad sin problemas (no apuntarle el viernes por la tarde si la familia tiene por costumbre salir fuera de la ciudad casi todos los fines de semana).
  • Informarse de las actividades que se desarrollan en el mismo centro donde estudia el niño, o en polideportivos cercanos, porque suelen estar subvencionadas por las administraciones locales, y el coste es más económico que si se acude a centros privados; además, facilitan la conciliación y ahorrar tiempos en desplazamientos.
  • Tener en cuenta que el niño también tiene que hacer deberes, estudiar, jugar y estar con su familia después de la actividad, por lo que no se debe abarrotar la agenda del menor porque podría provocarle estrés y perjudicar su rendimiento académico.

Creado: 20 de diciembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD