PUBLICIDAD

Bebés y niños
El sueño de los bebés
Dormir, y mucho, es esencial para el correcto desarrollo físico y psicológico de tu bebé. Descubre cuántas horas necesitan dormir, si deben o no hacer siesta y algunos consejos para que aprendan rutinas de sueño.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

La evolución del sueño del bebé por meses

En el recién nacido la duración total del sueño suele ser de 16 a 17 horas al día, hacia los cuatro meses pasa de 14 a 15 horas y hacia los 6-8 meses de 13 a 14 horas. A partir de los 8-10 meses, la organización y los ciclos del sueño comienzan a ser muy parecidos a los del adulto.

0-3 meses

El bebé se pasa casi todo el tiempo dormido porque su cerebro es aún muy inmaduro. Permanece en posición fetal, con las manos cerradas y los brazos y piernas flexionados. Su sueño es poco profundo y discontinuo: se despiertan cada 3-4 horas, la mayoría de las veces por hambre.

3-6 meses

Sigue durmiendo mucho, aunque según se van acercando los tres meses, duerme las horas más seguidas y está más espabilado entre toma y toma. Su ritmo biológico evoluciona y  puede comenzar a distinguir entre el día y la noche.

6-12 meses

Duerme entre 15 y 16 horas diarias. Por la noche suelen dormir entre 10 y 12 horas. El resto se reparte entre dos o tres siestas.

1-2 años

A esta edad, los niños necesitan dormir entre 12 y 14 horas en total. Por la noche, pueden dormir del tirón 11 horas y el resto repartido en una o dos siestas.

La siesta

Un niño de menos de un año y medio puede hacer dos siestas, una después del desayuno y otra, más larga, después de la comida. A partir del año y medio se mantiene la de después de comer, pudiendo continuar con ella hasta los cuatro años por lo menos.

Actualizado: 24 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD