PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

La musicoterapia puede aliviar síntomas del alzhéimer

Los pacientes de alzhéimer mantienen la capacidad de procesar la música en fases avanzadas de la enfermedad, y la musicoterapia activa su memoria biográfica y les ayuda a conectar con su entorno.
Anciano escuchando música a través de unos cascos

Al escuchar música, los pacientes de alzhéimer son capaces de evocar recuerdos autobiográficos

30 de Mayo de 2014

Los pacientes de alzhéimer mantienen la capacidad de procesar la música tras perder la capacidad para procesar el lenguaje y, por ello, emplear con ellos la musicoterapia en las fases avanzadas de la enfermedad puede aliviar algunos de sus síntomas, por ejemplo, les ayuda a conectar con su propia identidad y les permite comunicarse con su entorno, porque activa su memoria biográfica y les proporciona bienestar, favoreciendo así que se impliquen más en su aseo y alimentación.

En 2009 se realizó un estudio en la Universidad California en Davis que mostró que en el córtex prefrontal medial de una persona sana existe una zona que se activa al escuchar una melodía conocida y se evocan recuerdos autobiográficos. Se trata de una de las áreas del cerebro que más tarda en deteriorarse en las personas que desarrollan alzhéimer.

En el marco del Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), Mónica de Castro, musicoterapeuta especializada en geriatría y demencias, explicó que la música activa una extensa área cerebral –tanto a nivel cortical como subcortial– que tiene una amplia cobertura de funciones.

La musicoterapia puede ayudar a mantener las capacidades cognitivas y funcionales de los pacientes de alzhéimer en fases leves y moderadas, mejorando su autoestima y aliviando su ansiedad

Esta experta añade que mientras el ritmo tiene una influencia en la regulación de la motricidad, la armonía se asocia a aspectos cognitivos y la melodía tiene un efecto sobre las emociones. Y señala que otros aspectos como la intensidad, el tono, el tempo, la altura y el timbre se pueden emplear para contribuir a regular estados de ánimo y factores fisiológicos.

La musicoterapeuta destaca que las actividades musicales utilizadas como terapia pueden ayudar a mantener las capacidades cognitivas y funcionales de los pacientes de alzhéimer en fases leves y moderadas, mejorando también la autoestima de estas personas y aliviando su ansiedad, ya que los estímulos musicales resultan comprensibles para ellas.

Según Mónica de Castro, algunas técnicas de musicoterapia pueden incluso contribuir a disminuir determinadas conductas de estos pacientes como la agresividad física o verbal, o el impulso de deambular, por lo que favorecen la calidad de vida tanto del enfermo como de sus cuidadores.

Fuente: Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD