PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Alimentación y reflujo gastroesofágico
Si padeces reflujo y ardor, toma nota de cómo debes orientar tu dieta para aliviar sus síntomas. Da más relevancia a las proteínas en detrimento de las grasas y conoce los alimentos indicados y los que debes evitar.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Hábitos aconsejables en caso de reflujo gastroesofágico

Hábitos aconsejables en caso de reflujo gastroesofágico

Como pauta general, es bueno recomendar el mantenimiento de un peso dentro de la normalidad, ya que ayuda a combatir el reflujo gastroesofágico, y evitar el sobrepeso y la obesidad constituye una buena terapia para lograrlo. Estos son otros consejos que conviene que tengas en cuenta si sufres de reflujo:

  • Permanecer sentado, sin tumbarse, durante un periodo no inferior a las tres horas tras las comidas, para no facilitar la salida de los alimentos simplemente por gravedad.
  • Elevar el cabecero de la cama unos 10 o 15 centímetros, es importante hacerlo con cuñas en las patas y no con almohadas, pues estas últimas solo hacen que el cuello se flexione y para evitar el reflujo lo mejor es tener inclinado todo el tronco.
  • Evitar todos aquellos objetos o situaciones en los que haya cierta presión en la zona abdominal como cinturones apretados, fajas muy compresivas, corsés, ropa ajustada o de tallas menores de las requeridas.
  • Evitar las comidas copiosas, es preferible hacer más comidas pero de menos cantidad para que el estómago no se resienta.
  • Dejar el tabaco mejora, en gran medida, los síntomas ocasiones por el reflujo gastroesofágico.
  • Evitar los fármacos que pueden llegar a influir en la presión del esfínter esofágico interior, que puede empeorar la situación del paciente. Por ello, antes de tomar cualquier fármaco consulte con su médico.
  • Existen algunas situaciones fisiológicas (embarazo durante el segundo y tercer trimestre de gestación) o patológicas (obesidad central con acumulación de grasa abdominal) donde se ejerce presión sobre la zona inferior gástrica, por lo que el reflujo, en dichas situaciones, puede aumentar.

Actualizado: 13 de Diciembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD