PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Ejercicio físico en la madurez
La madurez –entre los 45 y los 55 años– es una etapa clave para adquirir hábitos que permitan disfrutar de un envejecimiento activo y saludable. Si aún no practicas ejercicio con regularidad, te damos ideas y motivos para empezar.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Consejos para practicar ejercicio en la madurez

Personas en su madurez realizando ejercicio físico con un entrenador personal

Las enfermedades o lesiones se deben tener en cuenta antes de realizar ejercicio.

A la hora de plantearse qué es importante para practicar ejercicio en la edad madura (a partir de los 45 años), hay que diferenciar entre quienes ya lo practican habitualmente desde hace tiempo y los que han decidido comenzar a ejercitarse en esta etapa de la vida.

En el caso de los primeros es necesario que se informen sobre los deportes más adecuados para su franja de edad y comprueben si los que practican, y su frecuencia e intensidad, son convenientes para ellos –muchas veces sólo hay que prestar atención a cómo reacciona el cuerpo al esfuerzo–.

En cuanto a las personas que al llegar a la madurez no hacen ejercicio con regularidad, es necesario “saber a qué se dedican, o cuáles son o han sido sus hábitos” como base para individualizar lo máximo posible la rutina de entrenamiento, según explica el entrenador personal Brandon Viana, responsable del grupo de trabajo HappyFuryanFitness. En este sentido, este experto separa a las personas de entre 45 y 55 años que quieren iniciarse en el deporte en dos grupos:

  1. Quienes hacen un trabajo más sedentario. Para estas personas, “la creación de un hábito deportivo resultará más fácil y rápido debido a que pasar de la nada al todo hace que los cambios se aprecien mucho antes”. Estas personas, si tienen la motivación y la fuerza de voluntad suficientes, podrán empezar con cualquier rutina de entrenamiento básica.
  2. Quienes realizan un trabajo muy físico. El entrenador personal considera que hay que adaptar el entreno al tipo de trabajo que realiza cada individuo, y “hacer que se diviertan practicando deporte y que consigan ver cambios en su calidad de vida, aunque sean más lentos y progresivos”.

Un factor muy importante que se debe tener en cuenta antes y durante la realización de ejercicio en la madurez son las enfermedades o lesiones que se presenten. Antes de lanzarse al gimnasio o a la calle a practicar deporte es necesario consultar a un médico especialista o a un fisioterapeuta para que sea un profesional quien valore los riesgos de cualquier actividad física.

En el caso tener problemas de salud o lesiones como “osteoporosis, hernias discales, pubalgias, artritis o escoliosis, se tienen que adaptar los ejercicios a dichas patologías”, según insiste el entrenador personal.

Actualizado: 27 de Marzo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD