La leche de madres recuperadas del COVID-19 podría inmunizar al bebé

Las mujeres recuperadas del COVID-19 podrían transferir la inmunidad frente al coronavirus a sus bebés al amamantarlos, porque la leche materna contiene anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2, según sugiere un pequeño estudio.
Escrito por: Eva Salabert

23/12/2020

Leche materna de madres recuperadas de covid protegen

La leche materna de las mujeres que han superado el COVID-19 contiene potentes anticuerpos contra el coronavirus, según sugieren los resultados de un nuevo estudio realizado por la profesora de psicología de la salud en la Universidad de California (UC) Jennifer Hahn-Holbrook y la estudiante recién graduada Jessica Marino.

Estas investigadoras han destacado la necesidad urgente de identificar factores que ayuden a combatir la pandemia por SARS-CoV-2, como estos anticuerpos específicos presentes en la leche de las madres que se han recuperado de la infección y que podrían conferir inmunidad a sus bebés, especialmente a los recién nacidos vulnerables.

En la leche materna encontraron elevados niveles de un anticuerpos sIgA, que son especialmente eficaces contra las enfermedades que atacan el revestimiento de los pulmones como el COVID-19

La leche humana contiene elevados niveles de este tipo de anticuerpos, por lo que las mujeres recuperadas del COVID-19 podrían pasar la inmunidad a sus hijos al amamantarlos, y existe la posibilidad de que extraer anticuerpos de esta leche y purificarlos pudiera servir como terapia para adultos que padezcan la infección por coronavirus.

La investigación de Hahn-Holbrook se centró en la lactancia materna, mientras que Marino, que se graduó en psicología en 2016, se concentró en el desarrollo y la expresión del comportamiento materno. Decidió estudiar cómo afectaban las hormonas a dicho comportamiento y los efectos que podían tener sobre la salud de las relaciones madre hijo. Su objetivo final es encontrar factores maternos protectores que ayuden a mitigar los riesgos para la salud en niños vulnerables.

El estudio se ha llevado a cabo con la colaboración del Hospital Mount Sinai de Nueva York y científicos del UC. La Dra. Rebecca Powell, viróloga del Mount Sinai durante el epicentro del brote por coronavirus en la ciudad de Nueva York ha dirigido el trabajo, junto a Alisa Fox, Florian Krammer y Susan Zolla-Pazner.

El potencial inmunológico de la leche materna

Como han explicado Marino y Hahn-Holbrook, no les sorprendió comprobar que todas las madres que se habían recuperado del COVID-19 tuvieran anticuerpos específicos de la enfermedad en su leche materna. Una excelente noticia porque abre la puerta a utilizarla para tratar a bebés muy enfermos o para prevenir enfermedad grave en niños vulnerables. Aunque se trata de un pequeño estudio con 15 madres ofrece una imagen de lo que probablemente sea una enérgica respuesta inmune, lo que constituye una buena razón para continuar analizando la capacidad de la leche humana para prevenir o tratar el COVID-19 en niños.

La leche materna puede tener propiedades inmunes que ayuden a los bebés a combatir el COVID-19, incluso si sus madres nunca han padecido la enfermedad

Además, en la leche también encontraron elevados niveles de un tipo especial de anticuerpos denominados sIgA (inmunoglobulina A secretora), que son especialmente eficaces para combatir enfermedades que atacan el revestimiento de los pulmones, como ocurre con el COVID-19, y cuyos niveles son mucho más altos en la leche materna que en el plasma sanguíneo.

Y añaden que les sorprendió encontrar componentes inmunes que responden a la infección incluso en la leche de madres del grupo de control que no habían llegado a contagiarse con el coronavirus. Esto sugiere que la leche materna puede tener propiedades inmunes en general que ayuden a los bebés a combatir el COVID-19, incluso si sus madres nunca han padecido la enfermedad.

El próximo paso de los investigadores es obtener un mayor número de muestras para poder confirmar que el tipo de anticuerpos observados en las primeras 15 madres donantes de leche también están presentes en la leche de la mayoría de las lactantes. La Dra. Powell tiene la intención de hacer un experimento en células para probar la eficacia de los anticuerpos de la leche para combatir el COVID-19 e intentar aislar estos anticuerpos para usarlos como tratamiento.

La esperanza de los autores del trabajo es poder usar la leche procedente de madres que se han recuperado de la enfermedad por coronavirus para ayudar a los niños a combatir el COVID-19, aunque todavía es necesario confirmar su eficacia e identificar los posibles riesgos. Por ejemplo, no saben si la leche de las mujeres recuperadas puede contener todavía virus capaces de desencadenar la infección o agravarla. Teóricamente, los anticuerpos de la leche también podrían purificarse y utilizarse para tratar a adultos, aunque se necesitan más estudio para comprobar si es factible.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD