Trucos para que tu hijo coma verduras
Las raciones recomendadas de verdura dentro de una alimentación sana y variada son dos diarias. Si crees que es muy difícil conseguir que tu hijo se las coma, con estas ideas y divertidas recetas le abrirás los ojos y el apetito.

Comer verduras: da ejemplo a tus hijos

Actualizado: 13 de mayo de 2022

En su pirámide de la alimentación saludable, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) recomienda tomar cinco raciones de frutas y verduras al día (140-150 gr por ración). En concreto, tres de fruta y dos de verdura, que pueden aumentar a cuatro y tres, respectivamente. Y en el caso de los niños no es distinto, aunque el tamaño de la ración se deba ajustar a su edad y características físicas.

PUBLICIDAD

Las verduras son alimentos saludables que aportan vitaminas y minerales y contribuyen a una correcta hidratación, por lo que no deben faltar en la dieta infantil. En muchos hogares, sin embargo, a la hora de la comida el comedor se convierte en un campo de batalla. En un lado el padre, con el tenedor lleno de frescas hortalizas, y en el otro el pequeño de la casa, con la boca firmemente cerrada, ¿quién ganará la lucha? Si no quieres que te pase como en los famosos cómics de Mafalda cuando le ponían su adorada sopa, aquí tienes los mejores consejos para conseguir que tu prole deje el plato vacío.

El proceso de imitación

Cosas tan simples como dejar que tus hijos te acompañen en la cocina y participen en la preparación del menú diario, o cambiar la presentación de los platos, pueden lograr que los niños vean las verduras de otra manera.

A menudo,  forzar al niño a que pruebe el alimento generará mayor rechazo por el mismo, lo mejor es negociar con equilibrio

Lo primero que te interesa saber es que tú como progenitor debes empezar dando ejemplo. Los niños suelen hacer las cosas por imitación, la famosa frase “a donde fueres haz lo que vieres” es para ellos una máxima natural para conseguir adaptarse y desarrollarse en el nuevo mundo donde viven. Como dice Nancy Babio, doctora en Nutrición: “las verduras gustan poco a los niños de padres que no las comen”. Esto quiere decir que si te ven comer verduras de forma normal y frecuente, ellos también las comerán sin que les suponga ningún trauma.

Trucos para que tus hijos coman verduras

Y lo mismo señala Yolanda Sanz en su libro ‘Alimentación infantil’ (Editorial Aguilar), “rara vez un niño optará por las verduras si sus padres no las consumen. Si este tipo de alimentos no se encuentran en el menú cotidiano del hogar, probablemente el niño crecerá con la idea de que no son alimentos tan imprescindibles”.

PUBLICIDAD

Trucos para que coman verduras: cocina con tu hijo

No está de más que los niños se involucren también en el proceso de compra y selección de las verduras y otros alimentos. Un día que no tengas mucho lío, llévale contigo al supermercado, móntale en el carrito y disfruta explicándole el maravilloso mundo de las verduras. El niño verá puestos llenos de variedades, colores y formas, la sonrisa de los tenderos cuando él haga el pedido… Déjale que coja tal o cual hortaliza y se divierta poniéndola en las bolsas y después pesándola.

De hecho, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Granada demostró que permitir a un niño pequeño la libre elección de la verdura que va a tomar en las comidas, aumentaba hasta un 80% el consumo de estos alimentos en la población infantil. En esta investigación participaron 150 niños de entre cuatro y seis años de edad procedentes de cuatro escuelas públicas de Granada, y se comprobó que aquellos que habían tenido la oportunidad de elegir los vegetales ingirieron 20 gramos más de estos alimentos, lo que supone una media de 40 gramos más al día entre comida y cena.

Madre cocina verduras con su hijo

De vuelta de la compra, podéis ir hablando de los deliciosos platos que vais a preparar con la verdura que él ha comprado o, al llegar a casa, decirle a toda la familia lo rica que va a estar la cena que vas a preparar esa noche con tu pequeño ayudante de chef. Muchas veces, sólo hace falta crear un buen ambiente para que las cosas salgan rodadas.

PUBLICIDAD

Los programas de cocina televisivos en los que mayores y pequeños demuestran sus dotes culinarias pueden ser otra gran ayuda para que tus hijos se entusiasmen con la idea de cocinar, y se animen a probar nuevos sabores y combinaciones. En Youtube también encontrarás numerosos tutoriales en los que explican, paso a paso, cómo elaborar deliciosas recetas con verduras y frutas como principales ingredientes.

Además, puedes descargar alguna app de cocina para niños en el móvil o la tablet, e incluso dedicar algún fin de semana o unos días de vacaciones para hacer un curso de cocina en familia.

Trucos para que coman verduras: haz platos divertidos

Creatividad al poder. Gran parte del éxito de conseguir que los hijos coman verduras está en tu disposición e imaginación. Algo tan simple como hacer divertida la presentación del plato es tener ganada la mitad de la cruzada. Si haces del plato toda una aventura, verá el puré de verduras como una estupenda poción mágica de energía, o a los tomatitos cherry como bombas que explotan en su boca y matan a todos los gérmenes, o a los espárragos blancos como espadas láser de luz, o a la vaporera de las verduras al vapor como a una nave espacial llena de humo.

Verduras divertidas
El brócoli también puede ser divertido para que tus hijos lo coman.

No es lo mismo ver un plato lleno de guisantes y dos huevos duros con tomate crudo, que tener ante los ojos unas setas hechas con los huevos, encima medio tomate cherry y de hierba poner los guisantes. Una inmersión a este bosque mágico le hará despertar todos sus sentidos. Y si de bosques hablamos, nada igual a los árboles de brócoli para despertar toda su curiosidad.

PUBLICIDAD

¿De dónde coger ideas?

Para los padres más artistas, también puedes crear formas de animales, caras o paisajes con los diferentes alimentos, en esta web tienes algunas ideas www.funkylunch.com. Prueba también a jugar con los objetos de la tienda de Fred, convirtiendo tus platos en verdaderos escenarios que harán que tu hijo corra a sentarse en la mesa para seguir jugando.

Trucos para que coman verduras

Pero si la situación actual no está como para gastar, algo sencillo y original es variar de vez en cuando los manteles individuales, los vasos, los cubiertos o los platos donde come el chaval. El tenedor especial de los guisantes, la cuchara mágica del puré o los pinchitos para las verduras baby pueden combinar genial con individuales de plástico de lunares, cubiertos de colores, vasos o platos con sus dibujos preferidos. Muchas veces, sólo basta con esto para incitarles a comer.

Creado: 26 de junio de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD