Los sustitutos del bisfenol A también causan alteraciones metabólicas

El bisfenol A, un producto químico usado para crear plásticos y resinas, se ha relacionado con alteraciones metabólicas. Un estudio demuestra que sus sustitutos, el bisfenol S y bisfenol F, podrían provocar los mismos efectos en la salud.
Escrito por: Natalia Castejón

30/03/2021

Sustitutos del bisfenol A no son seguros

El bisfenol A (BPA), una sustancia química utilizada para crear algunos plásticos y resinas, como los que se usan en botellas, latas de conserva o en tickets, ha sido considerado como un disruptor endocrino, pues tiene la capacidad de interactuar y alterar las hormonas, con el riesgo que esto conlleva para la salud. Un estudio realizado por el CIBERDEM ha encontrado que los sustitutos de esta sustancia, como el bisfenol S (BPS) o el bisfenol F (BPF) también podrían provocar alteraciones metabólicas.

La investigación, que se ha publicado en la revista Chemosphere, ha demostrado que los sustitutos del BPA no son una alternativa segura tras analizar los efectos de su exposición en las células de ratones. En ellos ha demostrado que el bisfenol S y el bisfenol F alteraban las funciones de las células beta pancreáticas, que hacían que aumentase la liberación de insulina rápidamente y reducía la actividad del canal de potasio sensible al ATP (trifostato de adenosina), considerada como la principal fuente de energía en los procesos celulares.

Los bisfenoles A, S o F aumentan la liberación de insulina, un factor de riesgo conocido para desarrollar diabetes

Ángel Nadal, jefe de grupo del CIBERDERM, ha explicado que “utilizamos células beta pancreáticas de ratones con inactivación de los receptores de estrógenos para investigar los efectos del bisfenol F y bisfenol S en la secreción de insulina y la expresión y actividad de los canales iónicos implicados en la función de las células beta. Hemos observado que estos productos químicos aumentan la liberación de insulina en presencia de glucosa –lo que podría suponer un factor de riesgo para desarrollar diabetes–“.

BPS o BPF en la orina y mayor riesgo de obesidad infantil

En los ensayos, se observó que tras el tratamiento con BPS o BPF durante 48 horas la liberación de la insulina aumentó en los ratones, además de disminuir la expresión de varias subunidades de canales iónicos en las células B de ratones silvestres. Sin embargo, no se encontraron efectos en las células de roedores con el receptor de estrógenos beta inactivado (BERKO).

Otra investigadora del estudio, Laura Marroquí, considera que este estudio sugiere un modo de acción que involucra al receptor de estrógenos y cuya activación tiene la capacidad de alterar los eventos celulares clave, asociados a los canales iónicos de la célula beta.

Los ratones que presentaban bisfenol S y bisfenol F en la orina tenían más riesgo de desarrollar obesidad infantil

En conclusión, los investigadores creen que sus hallazgos podrían ayudar a identificar mejor los riesgos asociados a los bisfenoles y, a pesar de que las pruebas hechas en humanos son escasas, el BPS se ha relacionado con la aparición de la diabetes tipo 2. Por otra parte, los ratones con BPS y BPF en la orina mostraban una mayor prevalencia a desarrollar obesidad infantil.

Por último, destacan que en cualquier caso la hipersecreción de insulina provocada por los bisfenoles puede ser uno de los procesos alterados que colaboran en la resistencia a la insulina, un importante factor de riesgo para la diabetes tipo 2 y para la obesidad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD