PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Un componente de las setas alucinógenas podría combatir la depresión

La psilocibina –principio activo de las setas alucinógenas– reduce el flujo sanguíneo de la amígdala, una zona del cerebro involucrada en el procesamiento de emociones, y ayuda a disminuir algunos síntomas de la depresión.
Setas alucinógenas

Los síntomas de la depresión se redujeron incluso cinco semanas después del tratamiento con psilocibina.

19 de Octubre de 2017

Una sustancia psicoactiva presente en las setas alucinógenas, la psilocibina, podría reducir algunos de los síntomas de la depresión, como la apatía y el desinterés, según ha revelado un estudio realizado por investigadores del Imperial College London. Los resultados de este trabajo confirman que este compuesto psicodélico beneficia a ciertos pacientes, como ya había señalado un ensayo clínico de la Universidad John Hopkins, que demostró que el principio activo de estas setas disminuía la ansiedad y la depresión en enfermos terminales de cáncer.

Los autores del estudio monitorizaron las funciones cerebrales de personas con depresión antes y después de administrarles psilocibina, y las imágenes del escáner mostraron alteraciones en la actividad cerebral que asociaron con una significativa disminución de los síntomas depresivos, un beneficio que además se mantuvo hasta cinco semanas tras finalizar el tratamiento, en pacientes en los que la terapia convencional no había resultado efectiva.

Tras la terapia con psilocibina los pacientes deprimidos experimentaron una mejora del estado de ánimo y un alivio del estrés

Psilocibina mejora el estado de ánimo de los pacientes deprimidos

En la investigación, que se ha publicado en Scientific Reports, participaron 20 pacientes que no respondían al tratamiento estándar de la depresión, y a los que se administraron dos dosis de psilocibina (10 mg y 25 mg), la segunda una semana después de la primera. Los científicos utilizaron las imágenes cerebrales para medir los cambios en el flujo sanguíneo y las interferencias entre áreas cerebrales, y los pacientes respondieron a cuestionarios en los que refirieron sus síntomas.

Tras la terapia con psilocibina los pacientes experimentaron una reducción de sus síntomas depresivos, como la mejora del estado de ánimo y un alivio del estrés, y las imágenes de la resonancia magnética revelaron que el empleo de psilocibina reducía el flujo sanguíneo en determinadas áreas del cerebro, como la amígdala, que está involucrada en el procesamiento de emociones como el miedo o el estrés.

Aunque los científicos que han realizado el estudio admiten que sus resultados se ven limitados debido al reducido grupo de participantes, y al hecho de no haberse contrastado con el uso de placebo, tienen previsto continuar las investigaciones el año próximo con el objetivo de probar un nuevo fármaco basado en psilocibina.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

89%
de los cuidadores de una persona dependiente en España son mujeres
'Fuente: 'Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)''