Un tratamiento alucinógeno con psilocibina alivia la depresión mayor

El tratamiento con psilocibina, un componente de los hongos alucinógenos, consigue reducir significativamente los síntomas de individuos con depresión mayor, mejorando los resultados de antidepresivos tradicionales.
Escrito por: Eva Salabert

05/11/2020

Alucinógeno, eficaz contra la depresión

Administrar dos dosis de psilocibina –una sustancia psicoactiva que forma parte de la composición de las setas alucinógenas– junto al tratamiento de psicoterapia logra una significativa disminución de los síntomas depresivos en adultos con depresión mayor, según un pequeño estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, en el que la mayoría de los participantes experimentaron una mejoría, y la mitad de ellos consiguió que la sintomatología remitiera durante las cuatro semanas de seguimiento.

La psilocibina provoca alucinaciones visuales y auditivas y altera profundamente la conciencia pocas horas después de su ingesta. En 2016 investigadores de la Johns Hopkins hicieron otro estudio en el que comprobaron por primera vez que el tratamiento con psilocibina utilizado en el marco de una terapia psicológica aliviaba de forma significativa la ansiedad existencial y la depresión en pacientes con un diagnóstico de cáncer terminal.

Tras el tratamiento con psilocibina, casi la mitad de los participantes experimentaron la remisión de la depresión durante el seguimiento

Los hallazgos de este nuevo trabajo, que se acaban de publicar en JAMA Psychiatry, sugieren que la psilocibina podría resultar eficaz en una mayor variedad de pacientes con depresión mayor. De hecho, como ha explicado  Alan Davis, profesor asistente adjunto de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, los efectos observados con la psilocibina son alrededor de cuatro veces mayores que los encontrados en ensayos clínicos con antidepresivos tradicionales ya comercializados.

El tratamiento con psilocibina redujo los síntomas depresivos

Para este nuevo estudio fueron reclutados 24 personas con un largo historial documentado de depresión, la mayoría de los cuales experimentaron síntomas de manera persistente durante aproximadamente dos años antes de inscribirse en el estudio. La edad media de estos individuos era de 39 años; 16 eran mujeres, 22 se identificaron como blancos, uno como asiático, y otro como afroamericano.

Antes de que comenzara la investigación, todos los participantes tuvieron que dejar de tomar antidepresivos con la ayuda de su médico para garantizar la seguridad del tratamiento experimental. El tratamiento con psilocibina fue administrado a 13 de los participantes inmediatamente después de su reclutamiento y de las sesiones preparatorias, mientras que los otros 11 recibieron la misma preparación y tratamiento al cabo de un periodo de ocho semanas.

El tratamiento consistió en dos dosis de psilocibina que se administraron cada dos semanas entre agosto de 2017 y abril de 2019, y cada sesión de tratamiento duró alrededor de cinco horas en las que los participantes permanecían tumbados en un sofá llevando antifaces y auriculares que reproducían música, en presencia de los monitores.

Los efectos observados con la psilocibina fueron alrededor de cuatro veces mayores que los encontrados en ensayos clínicos con antidepresivos tradicionales

Para determinar la gravedad de la depresión se utilizó el GRID-Hamilton Depression Rating Scale –una herramienta estándar para evaluar la depresión–  al inicio del estudio y en la primera y cuarta semana de seguimiento tras completar el tratamiento. De acuerdo con esta escala una puntuación de 24 o más indica depresión severa, entre 17 y 23 depresión moderada, de 8 a 16 depresión leve, y 7 o menos indica ausencia del trastorno.

Mientras que al comienzo del estudio los participantes tenían una media en la escala de evaluación de 23, al cabo de una y cuatro semanas tras el tratamiento, la puntuación media era de 8. Tras el tratamiento, la mayoría de estas personas mostraron una reducción sustancial de sus síntomas, y casi la mitad experimentaron la remisión de la depresión durante el seguimiento. Ninguno de los individuos del grupo que permanecía a la espera de recibir la psilocibina mostró una disminución de sus síntomas antes de tomarla.

Del grupo de 24 participantes, el 67% mostraron más de un 50% de reducción en los síntomas depresivos en la primera semana de seguimiento, y el 71% en la cuarta semana de seguimiento. En general, cuatro semanas después del tratamiento se consideró que el 54% de los participantes se encontraban en remisión, lo que significa que ya no fueron calificados como individuos deprimidos.

Los investigadores han explicado que seguirán a los participantes durante un año después del estudio para comprobar la duración de los efectos antidepresivos del tratamiento con psilocibina, y posteriormente publicarán sus hallazgos en una nueva publicación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD