PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

Demuestran que la epidural no ralentiza la duración del parto

La anestesia epidural no retrasaría el proceso de trabajo de parto, ni tendría efectos sobre un mayor riesgo de cesáreas, en comparación con placebo, según revela un nuevo estudio en el que han participado 400 mujeres.
Mujer que ha tenido un bebé tras utilizar la epidural

La anestesia epidural durante el trabajo de parto no influye en la duración del periodo de expulsivo.

19 de Octubre de 2017

Un estudio publicado en la revista Obstetrics & Gynecology sugiere que aplicar bajas cantidades de anestesia epidural, también llamada anestesia peridural, durante el trabajo de parto no influye en la duración del periodo de expulsivo. La creencia extendida de que la epidural ralentiza el parto, lleva a muchos obstetras a reducir, o incluso interrumpir, el manejo del dolor con esta anestesia de manera rutinaria. Una práctica que, a tenor de este estudio, podría estar desactualizada.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center (Boston, Estados Unidos) compararon los efectos de esta analgesia en dos grupos, en un ensayo doble ciego llevado a cabo entre marzo y septiembre de 2015. Por un lado, un grupo de mujeres primerizas sanas que recibieron anestesia epidural. Por otro, un grupo de mujeres también sanas y primerizas, a las que se administró un placebo salino. Ninguno de los participantes, ni las mujeres, ni los investigadores, los médicos o las matronas, sabían qué había en las infusiones suministradas con catéteres, con el objetivo de mejorar la fiabilidad y evitar el sesgo.

Una baja concentración de epidural no afectaría al desarrollo del parto, ni tampoco parece afectar directamente ni a la madre, ni al neonato

Utilizando un análisis de datos observaron que la duración del periodo de expulsivo fue similar entre los dos grupos de mujeres: 52 minutos de la epidural, frente a los 51 minutos de la solución salina. En cuanto a la tasa de parto vaginal espontáneo tampoco se observó una gran variación: 193 en el caso de epidural, 198 en el caso de placebo. Por lo que una baja concentración de epidural no afectaría al desarrollo del parto, ni tampoco parece afectar directamente ni a la madre, ni al neonato.

Sin embargo, dado que la investigación sólo tuvo en cuenta a un pequeño número de mujeres, y sólo se consideró el efecto de la anestesia en la segunda etapa del trabajo de parto, sería necesaria una investigación más amplia en este sentido.

Anestesia epidural, un recurso habitual pero no obligatorio

La anestesia epidural se administra a través de un catéter lumbar con el objetivo de evitar que el receptor de dicha anestesia sienta dolor en una parte de su cuerpo. Su uso más habitual es para que la mujer no experimente dolor durante el parto, pero también es utilizada en intervenciones quirúrgicas que tienen que ver con los miembros inferiores, principalmente.

Gráfico de la epidural
 

Pese a ser un recurso muy seguro, no está libre de riesgos y puede llevar asociados efectos secundarios, tanto durante el parto, como después del mismo, por lo que la mujer debe valorar siempre la posibilidad de optar por otros métodos de alivio del dolor, tales como baños de agua caliente, paseos, o el aprendizaje de técnicas de manejo del dolor durante el embarazo. La anestesia es siempre un recurso al alcance de las mujeres que viven una experiencia de parto, pero nunca es una opción obligatoria.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''