PUBLICIDAD

Tomar alcohol puede aumentar el riesgo de síndrome premenstrual

Las mujeres que toman alcohol podrían sufrir un síndrome premenstrual más severo, pues al parecer esta sustancia puede alterar algunas hormonas que están relacionadas con la sexualidad y el estado de ánimo.
Escrito por: Natalia Castejón

26/04/2018

mujer embarazada bebiendo alcohol

El 28,9% de las mujeres toma alcohol de manera habitual y un 5,7% lo hace de manera excesiva.

Uno de cada 10 casos de síndrome premenstrual podría estar causado por el consumo de alcohol. Así lo ha revelado un estudio realizado por miembros de la Universidad de Santiago de Compostela, el Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública en Madrid (España) y la Universidad de Southampton (Reino Unido).

La investigación, publicada en la revista BMJ Open, ha mostrado una asociación entre el alcohol y los síntomas que experimentan algunas mujeres antes de la menstruación, tales como cambios de humor, fatiga, depresión, irritabilidad, problemas con el sueño, dolores de cabeza o hipersensibilidad en los senos, que podrían ser más intensos si se toma alcohol de manera habitual.

En Europa y América el 59,9% de las mujeres toman alcohol de manera habitual, y un 12,6% lo ingiere de manera abusiva

Concretamente, María del Mar Fernández, principal autora del estudio, y sus compañeros han descubierto que la ingesta de alcohol podría aumentar un 45% el riesgo de padecer el síndrome premenstrual, un porcentaje que aumenta hasta el 79% si las cantidades son abusivas.

El alcohol podría alterar las hormonas sexuales femeninas

En el estudio se analizaron 39 investigaciones sobre el tema de 19 países diferentes, que en total contaban con más de 47.000 participantes. Las cifras mundiales de consumo de alcohol son alarmantes, el 28,9% de las féminas lo toma de manera habitual, y un 5,7% lo hace de manera excesiva. Las zonas del planeta donde más mujeres consumen esta sustancia son Europa y América, donde los datos anteriores se elevan al 59,9% y 12,6%, respectivamente.

Aunque no se pueden establecer las causas de esta asociación, los autores del trabajo han expuesto que podría deberse a que el alcohol provoque alteraciones en las hormonas esteroideas sexuales, en la gonadotropina y en los niveles de serotonina –la hormona de la que depende el estado de ánimo–. Aun así, explican que todavía es necesario realizar muchos estudios al respecto para confirmar estas hipótesis.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD