PUBLICIDAD

Uno de cada siete bebés en el mundo nace con bajo peso

Nacer con bajo peso, es decir, con menos de 2,5 kg, puede conllevar problemas de salud para toda la vida del bebé. Un informe de la OMS y UNICEF alerta de que este problema afecta tanto a países pobres como ricos.
Escrito por: Caridad Ruiz

17/05/2019

Bebé con bajo peso al nacer

En todo el mundo, alrededor de 20 millones de bebés nacieron con bajo peso en 2015, es decir, con menos de 2,5 kilos. Lo que se traduce en uno de cada siete recién nacidos, de los cuales el 75% vinieron al mundo en el Sur de Asia y en el África Subsahariana, según un informe del Fondo las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado en la revista The Lancet. Nacer con bajo peso aumenta el riesgo de muerte neonatal y de discapacidad o enfermedades crónicas al crecer. De hecho, más del 80% de los 2,5 millones de recién nacidos que mueren cada año tiene bajo peso al nacer, según el informe de la OMS y UNICEF.

Para el estudio, los investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, UNICEF y la OMS rastrearon entre 2000 y 2015 en las bases de datos de los gobiernos y en las encuestas nacionales para estimar la prevalencia del bajo peso en neonatos y hacer un seguimiento en 148 países. Así se recopilaron datos de más de 281 nacimientos. Pero de 47 países, incluidos 40 de ingresos medios y bajos que representa casi la cuarta parte de todos los nacimientos en el mundo, no se consiguieron datos suficientes.

Un problema que también afecta a los niños de países ricos

Los 195 estados miembros de la OMS se comprometieron en 2012 a una reducción del 30% de las tasas de bajo peso para 2025. Sin embargo, en el informe, los investigadores apuntan que las estimaciones indican que la prevalencia se redujo apenas un 2,9% entre 2000 y 2015 a nivel mundial. El documento señala que incluso en países ricos, como los europeos, los de América del Norte, Australia y Nueva Zelanda, desde el año 2000 esas tasas no se han reducido.

En los países pobres, el bajo peso se relaciona con un retraso en el crecimiento en el útero, y en los ricos con la prematuridad

El motivo, según la doctora Hannah Blencowe, autora principal de estudio, es que a pesar de los compromisos que adquirieron los países, los gobiernos no toman medidas para reducir el número de niños que nacen con bajo peso. Para empezar, no hay registro del peso en casi un tercio de los recién nacidos en todo el mundo.

En países pobres, el bajo peso se relaciona con el crecimiento intrauterino reducido (CIR), mientras que en los ricos con los partos prematuros, ocurridos antes de la semana 37ª de gestación. Las causas según la OMS del bajo peso al nacer son la edad materna (gestantes demasiado jóvenes o demasiado mayores), los embarazos múltiples, las complicaciones en la gestación, enfermedades maternas crónicas, como la hipertensión, infecciones, como la malaria, y desnutrición materna. En los países ricos además se suman otros factores como el tabaquismo, las cesáreas innecesarias o los tratamientos de fertilidad, que aumentan el número de embarazos múltiples.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD