Tener experiencias nuevas y diversas vinculado a mayor felicidad

Vivir nuevas experiencias y tener una mayor variedad en las rutinas diarias parece proporcionar una mayor sensación de felicidad, una relación que parece estar asociada con una mayor correlación de la actividad cerebral.

21/05/2020

Tener experiencias nuevas y variadas vinculado a mayor felicidad

Un nuevo estudio del Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York revela una conexión previamente desconocida entre nuestros entornos físicos diarios y nuestra sensación de bienestar. Así, parece que vivir nuevas y diversas experiencias está vinculado a una mayor felicidad, y esta relación se asocia con una mayor correlación de la actividad cerebral. 

Los resultados, que aparecen en la revista Nature Neuroscience, sugieren “que las personas se sienten más felices cuando tienen más variedad en sus rutinas diarias, cuando van a lugares novedosos y tienen una gama más amplia de experiencias”, explica Catherine Hartley, profesora asistente en el Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York y una de los coautores del artículo. “Lo contrario también es cierto: los sentimientos positivos pueden llevar a las personas a buscar estas experiencias gratificantes con mayor frecuencia”.

Pequeños cambios en nuestras rutinas físicas o mentales, también tiene efectos positivos durante el confinamiento

Estudios previos con animales ya habían mostrado resultados similares. “En conjunto, estos hallazgos muestran las consecuencias beneficiosas del enriquecimiento ambiental en todas las especies, lo que demuestra una conexión entre la exposición en el mundo real a experiencias frescas y variadas y el aumento de las emociones positivas”, agrega el coautor Aaron Heller, profesor asistente en la Universidad de Miami Departamento de Psicología.

Los investigadores, que realizaron el estudio antes del inicio de la pandemia de COVID-19, reconocen que las pautas y restricciones actuales de salud pública imponen límites al movimiento. Sin embargo, señalan que incluso los pequeños cambios que introducen una mayor variabilidad en la rutina física o mental, como hacer ejercicio en casa, dar un paseo cerca de donde vives o tomar una ruta diferente a la tienda de comestibles o la farmacia, pueden generar efectos beneficios similares.

Vínculo entre las experiencias gratificantes y la actividad cerebral

En el artículo de Nature Neuroscience, los investigadores investigaron la siguiente pregunta: ¿La diversidad en las experiencias diarias de los humanos está asociada con estados emocionales más positivos?

Para hacerlo, realizaron un seguimiento por GPS de los participantes en Nueva York y Miami durante tres o cuatro meses, pidiendo a los sujetos por mensaje de texto que informaran sobre su estado emocional positivo y negativo durante este período. Los resultados mostraron que en los días en que las personas tenían más variabilidad en su ubicación física, visitando más lugares en un día y gastando un tiempo proporcionalmente equitativo en estas ubicaciones, informaron sentirse más positivas, con adjetivos como: “felices”, “emocionadas”, “fuertes”, “ relajado” o “atento”.

Luego, los científicos buscaron determinar si este vínculo entre la exploración y la emoción positiva tenía una conexión con la actividad cerebral. Para hacer esto, aproximadamente la mitad de los sujetos acudieron a un laboratorio y se sometieron a resonancias magnéticas.

Los resultados de la resonancia magnética mostraron que las personas para quienes este efecto fue más fuerte, aquellas cuya exposición a diversas experiencias se asoció más fuertemente con sentimientos positivos (“afecto”), exhibieron una mayor correlación entre la actividad cerebral en el hipocampo y el cuerpo estriado. Estas son regiones del cerebro que están asociadas, respectivamente, con el procesamiento de la novedad y la recompensa, experiencias beneficiosas o subjetivamente positivas.

Fuente: Universidad de Nueva York

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD