PUBLICIDAD

Descubren los tóxicos que causan alzhéimer y cómo evitar su formación

Los oligómeros beta-amiloides son los elementos tóxicos que provocan el alzhéimer, según un estudio en el que también han desarrollado péptidos sintéticos capaces de inhibirlos para evitar la aparición de esta enfermedad.
Escrito por: Eva Salabert

17/04/2019

Médico examinando una resonancia magnética de un cerebro

Una investigación liderada por científicos de la Universidad de Washington (Estados Unidos) ha comprobado que los auténticos responsables del alzhéimer son los oligómeros beta-amiloides –unos agregados más pequeños de la proteína beta amiloide–, y que es posible inhibir estos agentes tóxicos con péptidos sintéticos e impedir así el desarrollo de la enfermedad.

Los investigadores emplearon técnicas espectroscópicas para observar las fases del desarrollo de los grupos beta amiloides, desde los monómeros asta los oligómeros de seis y 12 proteínas y las placas en células neurales humanas cultivadas en el laboratorio, y esto les permitió confirmar que los estadios oligoméricos resultaban más tóxicos para las neuronas, un hallazgo que coincide con los informes clínicos de las placas beta amiloides en el cerebro de individuos sin alzhéimer.

Estos expertos diseñaron y elaboraron también péptidos de lámina alfa sintéticos –compuesto cada uno de ellos por 23 aminoácidos, que son los componentes básicos de las proteínas– que no son tóxicos para las células, y comprobaron que neutralizaban los oligómeros beta amiloides en los cultivos celulares, y que inhibían la agregación adicional bloqueando partes de los oligómeros que intervenían en la formación de grupos mayores.

Una terapia que inhibe la toxicidad de la beta amiloide

Observaron, además, que los péptidos también protegían frente a los daños de oligómeros tóxicos en experimentos realizados con animales de laboratorio. En concreto, el tratamiento con láminas alfa sintéticas retrasó el inicio de la parálisis provocada por beta amiloide en el gusano común de laboratorio Caenorhabditis elegans (un modelo de la enfermedad de Alzheimer).

El tratamiento con láminas alfa sintéticas retrasó el inicio de la parálisis provocada por beta amiloide en un modelo animal de la enfermedad de Alzheimer

Valerie Draggett, investigadora de la Universidad de Wisconsin y autora del trabajo, ha explicado que los péptidos que han creado están específicamente diseñados para dirigirse a una estructura de beta amiloide formada por los oligómeros tóxicos, y pueden inhibir la agregación y la toxicidad de la beta amiloide sin dañar los monómeros biológicamente activos.

El siguiente objetivo de estos científicos es desarrollar compuestos más eficaces para eliminar los oligómeros tóxicos y, según Draggett, encontrar herramientas diagnósticas que permitan detectar los oligómeros tóxicos en los seres humanos, así como opciones terapéuticas seguras y efectivas contra la beta amiloide.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD