PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Tercera edad

Estar dos semanas inactivo puede acelerar la aparición de diabetes

Los niveles de azúcar en sangre pueden aumentar en los adultos mayores con prediabetes y sobrepeso si estos permanecen inactivos dos semanas, y acelerar así la aparición de diabetes tipo 2, según advierte un estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

02/08/2018

Hombre adulto mayor sedentario

Las personas mayores con sobrepeso y factores de riesgo para padecer diabetes podrían contribuir a acelerar la aparición de esta enfermedad metabólica si se mantienen inactivas durante un periodo de tan solo dos semanas, según ha descubierto un equipo de investigadores de la McMaster University de Ontario, Canadá, después de analizar a 22 individuos con una edad media de 69 años, a los que se les pidió que se mantuvieran inactivos.

Los autores de este estudio, publicado en el Journal of Gerontology, pidieron a los participantes que dieran menos de 1.000 pasos diarios –medidos por podómetros–, lo que se asemeja a una situación en la que se está menos activo como, por ejemplo, a consecuencia de una enfermedad. Inmediatamente después les hicieron pruebas para conocer sus niveles de azúcar en sangre, las cuales se repitieron durante las siguiente dos semanas, en las que no había limitación de pasos.

La limitación de 1.000 pasos era equivalente a estar hospitalizado o guardando reposo por una enfermedad

La inactividad física provoca daños irreversibles

Los resultados que se obtuvieron tras dichos análisis fueron que la inactividad física aceleró la aparición de la diabetes y elevó el nivel de azúcar en sangre, con el agravante de que esta situación no se revirtió en algunos de los pacientes tras finalizar las dos semanas de estudio y recuperar un nivel de actividad normal.

Además, a los pocos días de iniciarse el ensayo se observó que los participantes habían perdido fuerza y bastante masa muscular esquelética, y que habían comenzado a tener una mayor resistencia a la insulina, lo que propicia el desarrollo de la diabetes tipo 2.

Según Chris McGlory, autor principal de la investigación, los adultos mayores que tienen un riesgo elevado de diabetes deben realizar ejercicio física y seguir una buena dieta, y en ciertos casos tomar algún tipo de medicación que les permita mantener una buena salud metabólica. Este experto hace hincapié en que las bajas tasas de ejercicio en los pacientes que deben mantener reposo, o son hospitalizados, interfiere de manera negativa en su salud general, y por ello recomienda las rehabilitaciones activas para ellos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD