PUBLICIDAD

La muerte de algunas neuronas puede ser beneficiosa en el alzhéimer

Un nuevo estudio realizado con un modelo animal de alzhéimer (moscas de la fruta) demuestra que la pérdida de algunas neuronas defectuosas en el cerebro puede reducir sus síntomas aunque no frene el avance de la enfermedad.
Escrito por: Caridad Ruiz

28/12/2018

La muerte de algunas neuronas puede ser beneficiosa en el alzhéimer

Perder neuronas del cerebro siempre se ha considerado algo perjudicial, sin embargo, una investigación publicada en la revista Cell Reports afirma que si esto ocurre en un enfermo de alzhéimer podría resultar positivo. Investigadores del Centro Champalimaud (CCU) para lo Desconocido, en Lisboa (Portugal), han encontrado que la muerte de algunas neuronas podría ser una forma de proteger al cerebro de la acumulación de estas células cerebrales enfermas, que no cumplen su función.

El experimento se realizó con moscas de la fruta modificadas genéticamente para imitar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Mediante manipulación genética se consiguió que sus cerebros formaran agregados de la proteína beta-amiloide humana, un paso imprescindible para el avance de este tipo de demencia.

Recientemente se descubrió que el organismo humano tiene una forma de deshacerse de células que no funcionan correctamente, permitiendo que sobrevivan las células más aptas para un tejido. Para ello se produce una especie de competición celular, llamada “comparación de aptitud” entre una célula y sus vecinas, que desencadena la muerte de las que funcionan mal. En realidad, es un proceso contra el envejecimiento que ocurre en todo el cuerpo, pero especialmente en el cerebro, con el fin de salvaguardar la función de los órganos.

Al bloquear la muerte neuronal en el cerebro de las moscas los problemas de memoria y de coordinación motora se agravaban, su cerebro se degeneraba más rápido, y morían antes

Los investigadores quisieron saber si estas comparaciones de aptitud ocurrían también en las enfermedades neurodegenerativas asociadas al envejecimiento acelerado, como el alzhéimer, el párkinson o la enfermedad de Huntington. En colaboración con el laboratorio de Células Madre y Regeneración del CCU, crearon unas moscas de la fruta transgénicas que mostraban síntomas y patologías parecidos a los que sufren los enfermos de alzhéimer, como pérdida de memoria a largo plazo, deterioro acelerado del cerebro, y problemas de coordinación motora, que empeoran con la edad.

Impedir que murieran neuronas empeoró el pronóstico

Los científicos bloquearon entonces la muerte neuronal en el cerebro de las moscas, y se percataron de que los problemas de memoria y de coordinación motora se agravaban, el cerebro de los insectos se degeneraba más rápido, y morían antes. En cambio, cuando se estimuló el proceso de comparación de aptitud y se aceleró la muerte de las células cerebrales no aptas, las moscas se recuperaban hasta el punto de comportarse como insectos normales con respecto a su memoria y su función locomotora y de aprendizaje, aun cuando la enfermedad no había dejado de avanzar.

De esta forma llegaron a la conclusión de que al eliminarse las neuronas afectadas por agregados nocivos de beta-amiloides, se protegía al cerebro de sufrir más daños. El siguiente paso es comprobar si en los humanos la muerte de neuronas defectuosas también mejora los síntomas del alzhéimer e intentar encontrar un tratamiento terapéutico eficaz. De momento, se han identificado algunas moléculas posibles inhibidoras del suicido celular, y ya hay fármacos experimentales que aceleran la muerte neuronal.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD