PUBLICIDAD

Un nuevo filtro convierte la luz azul dañina en una roja beneficiosa

Un grupo de investigadores ha creado un nuevo filtro que transforma la luz azul –nociva para la retina– en una roja, que evita la muerte celular de los tejidos del ojo y previene la progresión de enfermedades como el glaucoma.
Escrito por: Natalia Castejón

31/12/2018

Un nuevo filtro convierte la luz azul dañina en una roja beneficiosa

Smartphones, tabletas y ordenadores, entre otros dispositivos de uso frecuente, emiten luz azul, un rango de espectro con una longitud de onda entre 400-495 nm, que puede dañar las células de la retina y empeorar la visión. Ahora, un grupo de investigadores de la Fundación de Investigación Oftalmológica (FIO), el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega (IOFV), el Instituto Tecnológico de Materiales de Asturias (ITMA) y la Universidad de Oxford (Reino Unido), ha creado un filtro que transforma esa luz azul en una roja que es beneficiosa para la salud de la retina.

En la investigación donde se analiza esta nueva herramienta, que se ha publicado en la revista Optical Materials, se hicieron pruebas sobre células retinianas en cultivo protegiéndolas o no de la luz azul con el nuevo filtro, que se ha elaborado empleando nanomateriales luminiscentes, capaces de absorber y posteriormente remitir la luz. Los resultados indicaron que cuando se usó esta herramienta se bloqueó la luz azul, lo que redujo un 42% el riesgo de muerte celular en el ojo.

La muerte celular que se produce en la retina cuando está expuesta a luz azul se redujo un 42% gracias al nuevo filtro

El filtro podría frenar la progresión de ciertas patologías oculares

Además, gracias a su conversión en luz roja, la viabilidad celular o porcentaje de células que sobrevivían aumentó un 12%. Todo ello ayuda a prevenir el estrés oxidativo y el daño celular que provoca el espectro azul, lo que a su vez evitaría la progresión de enfermedades como la degeneración macular asociada a la edad, la retinopatía diabética, o el glaucoma, que pueden provocar ceguera.

Este hallazgo podría significar un gran avance en el terreno oftalmológico, ya que se podrían llegar a desarrollar unas lentes neuroprotectoras y terapéuticas, que servirían como terapia complementaria y no invasiva en el tratamiento de enfermedades degenerativas de los ojos, pues hasta ahora solo se pueden abordar con cirugías y medicamentos, y los filtros disponibles hasta ahora solo bloquean de manera selectiva algunas longitudes de onda, mientras que el nuevo puede convertir las longitudes de onda perjudiciales en otras que beneficiarían la integridad y funcionalidad de las células afectadas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD