La terapia hormonal en la menopausia puede ayudar a prevenir alzhéimer

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) para tratar síntomas de la menopausia mejora la memoria y las funciones cognitivas en las mujeres con riesgo de alzhéimer por portar el gen APOE4, sobre todo si la usan en la perimenopausia.
Escrito por: Eva Salabert

16/01/2023

Mujer de mediana edad tomando un tratamiento hormonal durante la menopausia

Uno de los factores de riesgo para desarrollar la enfermedad de Alzheimer es ser portador del gen APOE4 y se ha comprobado que las mujeres tienen mayor riesgo de padecer este tipo de demencia. Un nuevo estudio señala que la terapia de reemplazo hormonal (TRH) que se emplea para aliviar los síntomas de la menopausia, como los sofocos o la atrofia vaginal, podría ayudar a prevenir el alzhéimer en las mujeres portadoras de dicho gen.

PUBLICIDAD

La disminución de los niveles de estrógenos que se produce durante la menopausia se ha relacionado con un mayor riesgo de alzhéimer al producirse cambios metabólicos que aceleran la neurodegeneración. La nueva  investigación ha sido realizada por científicos de la Universidad de East Anglia (Reino Unido), que analizaron cómo influían el papel modulador del genotipo APOE y la edad de la mujer cuando comenzaba el tratamiento con terapia hormonal sustitutiva en la prevención del deterioro cognitivo.

Los resultados se han publicado en Alzheimer's Research and Therapy y revelan que el uso de TRH se asociaba a una mejor memoria y cognición y a volúmenes cerebrales mayores durante la vejez en las mujeres portadoras del gen APOE4. Los investigadores comprobaron también que la terapia de reemplazo hormonal era más efectiva cuando las mujeres comenzaban el tratamiento durante la perimenopausia (proceso de transición a la menopausia).

“Descubrimos que el uso de TRH está asociado con una mejor memoria y un mayor volumen cerebral entre las portadoras del gen APOE4 en riesgo”

“Sabemos que el 25 por ciento de las mujeres en el Reino Unido son portadoras del gen APOE4 y que casi dos tercios de los pacientes con alzhéimer son mujeres”, ha señalado la profesora Anne-Marie Minihane, de la Facultad de Medicina de Norwich de la UEA y directora del Instituto Norwich para el Envejecimiento Saludable de la UEA, que ha dirigido el estudio en colaboración con el profesor Craig Ritchie de la Universidad de Edimburgo.

PUBLICIDAD

“Además de vivir más tiempo, se cree que la razón detrás de la mayor prevalencia femenina está relacionada con los efectos de la menopausia y el impacto del factor de riesgo genético APOE4, que es mayor en las mujeres”. “Queríamos averiguar si la TRH podría prevenir el deterioro cognitivo en las portadoras de APOE4 en riesgo”, añade.

Una edad cerebral varios años más joven con el uso de TRH

Los investigadores estudiaron los datos de 1.178 mujeres que participaron en la iniciativa europea de prevención de la demencia de Alzheimer, un proyecto diseñado para estudiar la salud cerebral de las participantes a lo largo del tiempo, en el que se incluyó a 10 países y se rastrearon los cerebros de las participantes desde “sanos” hasta un diagnóstico de demencia en algunos. Al inicio del estudio las participantes tenían más de 50 años y no sufrían demencia.

PUBLICIDAD

La Dra. Rasha Saleh, también de la Facultad de Medicina de Norwich de la UEA, ha declarado: “Descubrimos que el uso de TRH está asociado con una mejor memoria y un mayor volumen cerebral entre las portadoras del gen APOE4 en riesgo. Las asociaciones fueron particularmente evidentes cuando la TRH se introdujo temprano, durante la transición a la menopausia, conocida como perimenopausia”.

“Esto es realmente importante porque ha habido opciones de medicamentos muy limitadas para la enfermedad de Alzheimer durante 20 años y existe una necesidad urgente de nuevos tratamientos”. “Los efectos de la TRH en este estudio de observación, si se confirman en un ensayo de intervención, equivaldrían a una edad cerebral varios años más joven”.

PUBLICIDAD

La profesora Anne Marie Minihane ha explicado: “Nuestra investigación analizó las asociaciones con la cognición y los volúmenes cerebrales mediante resonancias magnéticas. No analizamos los casos de demencia, pero el rendimiento cognitivo y los volúmenes cerebrales más bajos predicen el riesgo futuro de demencia”.

El profesor Michael Hornberger, de la Facultad de Medicina de Norwich de la UEA, ha señaldo que “es demasiado pronto para decir con seguridad que la TRH reduce el riesgo de demencia en las mujeres, pero nuestros resultados destacan la importancia potencial de la TRH y la medicina personalizada para reducir el riesgo de alzéimer”. “La próxima etapa de esta investigación será llevar a cabo un ensayo de intervención para confirmar el impacto de comenzar la TRH temprano en la cognición y la salud cerebral. También será importante analizar qué tipos de TRH son más beneficiosos”, añade.

PUBLICIDAD

El profesor Craig Ritchie, de la Universidad de Edimburgo, concluye: “Este importante hallazgo de la cohorte EPAD destaca la necesidad de cuestionar muchas suposiciones sobre la enfermedad de Alzheimer temprana y su tratamiento, especialmente cuando se considera la salud cerebral de las mujeres. Un efecto tanto en la cognición como en los cambios cerebrales en la resonancia magnética respalda la idea de que la TRH tiene un beneficio tangible. Sin embargo, estos hallazgos iniciales necesitan replicarse en otras poblaciones”.

Actualizado: 18 de enero de 2023

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD