La vitamina B₃ podría ser útil como tratamiento para el glaucoma

Un estudio sobre los efectos de la nicotinamida –la amida de la vitamina B₃– en modelos animales y celulares de glaucoma ha comprobado que su administración puede ser útil como terapia neuroprotectora para el glaucoma humano.
Escrito por: Eva Salabert

19/05/2021

La vitamina B₃, útil contra el glaucoma

El glaucoma es una patología ocular que afecta a alrededor de 80 millones de personas y que se considera la segunda causa de ceguera en el mundo. Se caracteriza por una elevada presión intraocular que termina por deteriorar el nervio óptico que conecta el ojo con el cerebro, y en la actualidad el tratamiento consiste en disminuir la presión dentro del ojo empleando fármacos o con cirugía.

El riesgo de perder la visión, sin embargo, persiste a pesar de los tratamientos, y por ello es tan importarte acudir periódicamente al oftalmólogo para revisar la salud ocular y detectar precozmente esta u otras patologías, sobre todo las personas mayores, ya que la mayoría de los pacientes con glaucoma tiene más de 50 años, así como aquellos con factores de riesgo para sufrir este problema, por ejemplo, los que tienen antecedentes familiares.

Se están investigando nuevos productos o fármacos que ayuden a evitar el progreso de la enfermedad, y científicos del Karolinska Institutet y del St. Erik Eye Hospital han estudiado los efectos de la nicotinamida o amida del ácido nicotínico –una forma de la vitamina B– en modelos animales y celulares para el glaucoma y han obtenido resultados esperanzadores –publicados en Redox Biology–, que podrían contribuir a desarrollar una nueva terapia neuroprotectora en el glaucoma en humanos.

Tratamientos para revertir la pérdida de visión del glaucoma

Aunque no se conocen con exactitud las causas por las que se degenera el nervio óptico en el glaucoma, la investigación se centra actualmente en identificar nuevos tratamientos que consigan evitar que las células ganglionares de la retina mueran, y en intentar revertir la pérdida de visión regenerando las fibras nerviosas enfermas en el nervio óptico.

Los resultados del estudio "respaldan la utilidad del tratamiento con nicotinamida a largo plazo como terapia neuroprotectora para el glaucoma humano”

Previamente se había descubieto que la molécula NAD se degenera en la retina por el proceso de envejecimiento y hace susceptibles a la neurodegeneración a las células ganglionares de la retina. Al prevenir el deterioro de NAD con la administración de nicotinamida (la amida de la vitamina B₃, un precursor de NAD) también se previene de forma consistente el glaucoma en modelos animales crónicos. También se demostró que aumentar los niveles de NAD administrando nicotinamida puede mejorar la función visual en pacientes con glaucoma.

Ahora, en un estudio internacional en el que han participado científicos del Karolinska Institutet, el St. Erik Eye Hospital, el Singapore National Eye Centre, Singapur y la Cardiff University en el Reino Unido, entre otros centros, se han evaluado varios efectos de la nicotinamida en el sistema visual, tanto en casos de glaucoma, como en condiciones normales.

James Tribble, investigador postdoctoral en el Departamento de Neurociencias Clínicas del Karolinska Institutet y en el Williams laboratory en St. Erik Eye Hospital, ha explicado que han “confirmado la neuroprotección de la nicotinamida en modelos celulares y animales adicionales que resumen las características aisladas del glaucoma, pero también son características neurodegenerativas comunes. También hemos desarrollado herramientas sensibles para investigar el metabolismo de NAD y el metabolismo de otros metabolitos esenciales en el sistema visual”.

“La nicotinamida proporciona numerosos efectos neuroprotectores, que incluyen amortiguar y prevenir el estrés metabólico”

Y añade que han demostrado “que la administración sistémica de nicotinamida tiene efectos secundarios moleculares limitados, pero proporciona una reversión sólida del perfil metabólico de la enfermedad de los animales propensos al glaucoma”. La investigación, entre otras cosas, ha proporcionado varias herramientas para estudiar el efecto protector de la nicotinamida.

“Utilizando estas diversas plataformas, determinamos que la nicotinamida proporciona numerosos efectos neuroprotectores. Estos incluyen amortiguar y prevenir el estrés metabólico, y aumentar el tamaño y la movilidad mitocondrial para proporcionar un entorno donde las células ganglionares de la retina sean menos susceptibles al estrés relacionado con el glaucoma”, ha afirmado el autor correspondiente Pete Williams, profesor asistente y líder del grupo de investigación sobre glaucoma en el Departamento de Clínicas. Neurociencias, Karolinska Institutet y St. Erik Eye Hospital. “Estos datos –continúa– respaldan la determinación continua de la utilidad del tratamiento con nicotinamida a largo plazo como terapia neuroprotectora para el glaucoma humano”.

Está previsto que el próximo otoño comience el ensayo clínico sueco de nicotinamida para glaucoma a largo plazo, dirigido por la Universidad de Umeå, el Karolinska Institutet y el St. Erik Eye Hospital. “Lo que hemos demostrado en modelos celulares y animales está llegando directamente a los pacientes del sistema sanitario sueco”, afirma Williams. “Esto ejemplifica nuestro compromiso de generar tratamientos traducibles para el glaucoma”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD