PUBLICIDAD

Medir el beta amiloide en sangre predice signos tempranos de alzhéimer

Un análisis de sangre que mide los niveles de beta amiloide –proteína que se acumula en el cerebro de los pacientes de alzhéimer– puede predecir cambios cerebrales tempranos, que permitirían su diagnóstico precoz.
Escrito por: Eva Salabert

05/08/2019

Análisis de sangre para detectar el alzhéimer

Una nueva prueba médica desarrollada por científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.) que emplea espectrometría de masas para medir los niveles de dos formas de beta amiloide – beta 42 amiloide y beta 40 amiloide– en la sangre, permite emplear estos parámetros para detectar cambios cerebrales que se producen antes de que un paciente manifieste síntomas de alzhéimer.

La proporción entre ambas formas de esta proteína se reduce a medida que se incrementan los depósitos beta amiloides en el cerebro, y cuando este dato se combinó con otros dos de los principales factores de riesgo del alzhéimer, la edad avanzada –a partir de los 65 años las probabilidades de desarrollar esta demencia se duplican cada cinco años– y ser portador del gen ApoE4, resultó posible identificar a las personas con cambios cerebrales tempranos asociados al alzhéimer, con una precisión del 94%.

Una prueba más sensible que el PET para detectar signos de alzhéimer

El ensayo clínico que ha obtenido estos resultados se ha publicado en Neurology y se realizó gracias a la participación de 158 personas mayores de 50 años –148 de las cuales estaban cognitivamente sanas–, que se sometieron a un análisis de sangre y un escáner cerebral PET.

Cada muestra de sangre y exploración PET se clasificaron como amiloide positivo o negativo, y se observó que el análisis de sangre de los participantes coincidió con su prueba PET el 88% del tiempo, lo que consideraron efectivo pero no lo bastante preciso para convertirse en una prueba de diagnóstico clínico.

Al tener en cuenta la edad y la presencia del gen ApoE4, la precisión del análisis de sangre como predictor del alzhéimer alcanzaba un 94%

Con el objetivo de mejorar la precisión de la prueba se combinaron sus resultados con los factores de riesgo mencionados –la edad y la variante genética ApoE4 (que aumenta de tres a cinco veces el riesgo de desarrollar alzhéimer), así como el género (dos de cada tres afectados por esta demencia son mujeres)–, y se comprobó que al tener en cuenta la edad y la presencia de ApoE4, la precisión del análisis de sangre como predictor de la enfermedad alcanzaba un 94%, mientras que el sexo del individuo no influyó lo suficiente para mejorar dicha precisión.

El análisis de sangre de algunos de los participantes que dieron positivo para beta amiloide se consideraron falsos positivos si el PET dio negativo, sin embargo, en algunos de estos casos los escáneres cerebrales realizados posteriormente –un promedio de cuatro años después– dieron positivo, lo que sugiere que el análisis puede ser más sensible que el PET para detectar el inicio de la acumulación de beta amiloide en el cerebro.

Esta prueba –que podría estar disponible en la consulta médica en unos años, y que es mucho más barata que el PET–, podría servir para diagnosticar el alzhéimer precozmente antes de que el paciente haya experimentado un deterioro cognitivo irreversible, y sería especialmente útil para identificar a posibles candidatos para participar en ensayos clínicos en los que se prueben fármacos para evitar o ralentizar el progreso de la enfermedad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD