PUBLICIDAD

Bebés y niños
Fobia escolar
Hay niños que se resisten a ir a clase o que hacen novillos, pero algunos sienten verdadero terror a ir al cole. Es lo que se conoce como fobia escolar, un problema difícil de detectar. Conoce sus causas.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Qué es la fobia escolar

A lo largo de su desarrollo los niños presentan miedos considerados como evolutivos pues pueden entenderse como normales para la etapa en la que se encuentran. Sin embargo, cuando estos miedos no aparecen en dicha etapa, son demasiado persistentes, frecuentes o intensos, tanto como para interferir en el funcionamiento cotidiano del pequeño, pasamos de considerarlos miedos, para pasar a denominarlos ‘fobias’. Por el ámbito al que afecta y sus repercusiones, la fobia escolar es uno de los trastornos de ansiedad infantil más incapacitantes y que afecta de una forma más negativa al desarrollo del pequeño. ¿En qué consiste?

A diferencia del rechazo de ir al cole o los novillos, la fobia escolar se caracteriza por unos nivel de ansiedad intensos ante el hecho de tener que ir al colegio, lo que conduce al niño a evitar esta situación con el conocimiento de los padres o a acudir a la misma experimentando mucho malestar. Es decir, no se trata de que el niño se niegue a ir a la escuela por pereza, desmotivación o desgana, si no que existe un verdadero problema detrás que le genera ese rechazo visceral.

Se calcula que entre un 1-1,5% de los escolares padecen este trastorno, muchos de los cuáles no reciben tratamiento. La fobia social afecta por igual a niños y niñas, a pesar de que algunos estudios señalan que lo hace en mayor medida a las niñas. En lo que la mayoría de los autores están de acuerdo es en que es más frecuentemente en la adolescencia temprana (a partir de los 11 años), si bien puede ocurrir en cualquier momento de la etapa escolar.

La principal consecuencia de la fobia escolar es el retraso del niño a la hora de seguir la programación de la escuela, aumentando las probabilidades de fracaso escolar. Pero, además de en el ámbito escolar, este trastorno puede alterar las relaciones sociales del pequeño, haciendo que éste se sienta desplazado de su grupo de iguales. Ambos hechos hacen que la autoestima del niño disminuya, pudiendo dar lugar a alteraciones emocionales como la depresión infanil.

Actualizado: 28 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Javier Urra

Psicólogo y ex Defensor del Menor en España, Urra es ahora presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-Parental (SEVIFIP)

Javier Urra

Psicólogo y autor de 'Primeros auxilios emocionales para niños y adolescentes (Guía para padres)’
“Los padres no son amigos, están para educar, y para disfrutar de los hijos, pero tienen que enseñarles que la vida no es un parque temático, y que un día los abuelos pueden enfermar, o alguien se va, o te echan del trabajo… Hay que fortalecer a los niños para que no pidan a la vida más de lo que les puede dar"

PUBLICIDAD

Salud en cifras

11
horas diarias deberían dormir de media los niños de entre 6 y 12 años
'Fuente: 'Organización Mundial de la salud (OMS)''