Google+
YouTube

Embarazo

Aborto espontáneo
Escrito por Eva Salabert, periodista experta en salud
El aborto espontáneo es la pérdida de un feto por causas naturales antes de la semana 20 de embarazo. Conoce las posibles causas, y los síntomas ante los que es preciso consultar con el médico.

Aborto espontáneo

El aborto espontáneo, o aborto natural, es la pérdida de un feto, por causas naturales y no intencionadas, antes de la semana 20 del embarazo (las pérdidas de fetos con posterioridad a esa semana se denominan partos prematuros).

Se pueden distinguir varios tipos de aborto espontáneo:

  • Aborto completo: cuando se expulsa íntegramente el saco gestacional.
  • Aborto incompleto: quedan restos de la concepción dentro del útero. Normalmente es preciso realizar un legrado, o administrar algún medicamento para eliminar lo que no se ha expulsado.
  • Aborto diferido: el embrión o feto ha muerto, pero sigue en el útero, y la mujer no tiene síntomas de aborto.

Síntomas de un aborto

  • Lumbago o dolores abdominales, similares a un dolor menstrual fuerte.
  • Expulsión de material tisular, o en forma de coágulos, procedente de la vagina.
  • Hemorragia vaginal, que puede estar acompañada de dolor abdominal.

Estos síntomas, aunque pueden ser indicios de amenaza de aborto, o pérdida irremediable del feto, se pueden producir durante los primeros meses del embarazo, sin que su aparición implique que se vaya a producir un aborto, pero siempre son motivo de consulta médica.  

 
Actualizado: 17/02/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Entrevista Ana Mª Cruz

Fisioterapeuta experta en embarazo

“Es importante acudir al fisioterapeuta si se presenta incontinencia urinaria durante el embarazo, para aliviar molestias y para fortalecer esta musculatura, ya que tiene un papel fundamental durante el parto”

 

20% de embarazadas sufre alteraciones respiratorias durante el sueño

La prevalencia de la apnea del sueño en el primer trimestre de embarazo es del 8,4% y del 19,7% en el tercero, algo que puede ser perjudicial para la madre y el feto.

Fuente: 'Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica SEPAR'

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD