PUBLICIDAD

Mascotas
Obesidad felina
La obesidad felina es una enfermedad crónica que predispone a tu gato a sufrir otras enfermedades y reduce su calidad y esperanza de vida. Una dieta equilibrada y ejercicio físico diario, claves para prevenirla.
Escrito por Elena Romero García, Veterinaria especialista en medicina de pequeños animales

Qué es la obesidad felina y cuales son sus causas

La obesidad es el problema nutricional más frecuente en los gatos domésticos. Existen factores predisponentes como la falta de actividad física, la esterilización, la alimentación casera, y el consumo de golosinas, que favorecen que la balanza se incline hacia el exceso calórico.

La obesidad es una enfermedad que se produce por un desequilibrio entre la ingesta calórica del alimento y el gasto energético. El tejido adiposo del que está formada la grasa corporal es un órgano endocrino que se ve influenciado por el cerebro y los tejidos periféricos, a través de distintas hormonas y factores proteicos.

Se considera que un gato está obeso cuando supera el 15% de su peso ideal; aun así, para una estandarización, existe una escala, avalada por la WSAVA global nutrición, que valora el índice de condición corporal, y clasifica a los gatos del 1 al 9 en función de la observación externa del animal y el depósito de grasa en costillas, vértebras lumbares, y abdomen.

Los gatos que se encuentran en el valor cinco de la escala presentan una condición corporal ideal, estando bien proporcionados, mostrando cintura por detrás de las costillas, que son perfectamente palpables bajo una ligera cubierta de grasa, y con una mínima acumulación de grasa abdominal. Los gatos que se encuentran entre los valores uno y cuatro están por debajo de su óptima condición corporal, y los que se encuentran por encima de la escala del cinco tienen sobrepeso. Desde el valor seis al nueve va aumentando el acúmulo de grasa entre las costillas y el abdomen, pero también se ven afectados órganos internos y el sistema cardiocirculatorio.

Qué factores favorecen la obesidad de tu gato

Hay numerosos factores que influyen para que un gato se convierta en un animal obeso. Uno de los más importantes es la alimentación, ya que la calidad y cantidad de alimento que consuma tu mascota es determinante. Además de ofrecer dietas adecuadas a la edad de desarrollo y estado sanitario, es fundamental aportar la cantidad diaria recomendada, y no excederse en suplementos como las golosinas o la comida casera.

Algunos medicamentos como los corticoides aumentan la ingesta y favorecen el acúmulo de grasa. Los gatos esterilizados también tienen mayor predisposición a engordar, por un lado por los cambios hormonales que esta condición implica y, por otro, porque se vuelven menos activos y hacen menos ejercicio.

La actividad física se puede ver disminuida también en animales mayores, en el caso de que padezcan enfermedades como la osteoartrosis, la cistitis idiopática, o debido a ciertos problemas de comportamiento, como el estrés felino.

Los gatos indoor, aquellos que no tiene acceso al exterior de las viviendas, son mas sedentarios y hacen menos ejercicio. Además, la obesidad también puede ser un síntoma de ciertas enfermedades, como diabetes o la lipidosis hepática.

Actualizado: 1 de Agosto de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Ingrid Ramón

Educadora canina experta en adiestramiento positivo, colaboradora con la Universidad Autónoma de Barcelona y autora del libro 'Entiende y educa a tu perro'.

Ingrid Ramón

Educadora canina y autora de 'Entiende y educa a tu perro'
“En España tenemos la idea de que solo hay que llevar al perro al adiestrador o al etólogo si hay un gran problema”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD