PUBLICIDAD

Bebés y niños
Niños zurdos
Los padres, pero también los profesores, deben ayudar al niño zurdo a manejarse con el lado izquierdo de su cuerpo, y a ser lo más autónomo posible, porque vivimos en un mundo concebido para diestros.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Aprendizaje de la escritura en el niño zurdo

Aprendizaje de la escritura en el niño zurdo

Antes de que empiece a escribir, hay que enseñar al niño zurdo a coger bien el lápiz o el bolígrafo.

El ámbito de la escritura es especialmente problemático en el caso de los zurdos. Por ello, es fundamental centrarse en él desde que el niño empiece con este aprendizaje.

El pequeño debe adaptarse a las normas escriturales de escribir de izquierda a derecha, al contrario de lo que a él le sale de forma natural, así que lo hace a su manera. Tiende a poner su mano en forma de gancho al escribir, haciendo una pinza tensa al coger el bolígrafo o el lapicero, y doblando la muñeca para poder ver así lo que va escribiendo. Esta es una postura forzada, que hace que la tarea sea más incómoda y más lenta. Además, la mano, al escribir de derecha a izquierda, empuja el bolígrafo o el lapicero (en lugar de tirar de él como hace un diestro) y así va pasando por encima de lo escrito, haciendo manchas y borrones. No es raro tampoco que se llegue a romper el papel.

Por tanto, lo primero que hay que hacer es enseñar al niño a coger bien el lápiz o el bolígrafo, con el pulgar y el índice, haciendo pinza. Después, es fundamental facilitar la posición del papel, para que el pequeño no tuerza la mano, proporcionándole un cuaderno con la espiral en lado derecho o en la parte superior o, mejor aún, folios sueltos que él pueda situar como le sea más cómodo (orientado hacia la izquierda), e incluso que sean absorbentes. Además, es importante que tenga un bolígrafo que se deslice bien (con tinta de gel) y de secado rápido; e incluso podemos darle un adaptador ergonómico de escritura que mejora la sujeción del lápiz.

Y cuando vaya a comenzar a escribir, haremos una pequeña marca en el lado superior izquierdo de la hoja, para que él sepa desde dónde tiene que empezar a hacerlo (al principio podemos comenzar el aprendizaje trazando una línea horizontal desde ese punto, que al niño le sirva de guía).

Con esta “pedagogía de la escritura” lograremos una escritura fluida y legible pero, evidentemente, requiere de mucha práctica y se le debe prestar especial atención, tanto en casa, como en el colegio.

Enseñando al niño zurdo todo esto también conseguiremos que mejore su caligrafía (también podemos recurrir a cuadernillos específicos para ello), que suele ser algo deficiente. Precisamente por la forma peculiar de escribir que tienen estos pequeños, suelen escribir las palabras con una separación desigual entre ellas, inclinar más las letras, hacer algunos rasgos al revés (sobre todo los óvalos), u ondular las líneas.

También será curioso observar cómo, si le pedimos al niño que firme, lo hará a la derecha del papel, por su tendencia natural de escribir de derecha a izquierda.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD