PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

El ruido del tráfico aumenta el riesgo cardiovascular

Un nuevo estudio revela que la contaminación acústica debida al tráfico incrementa el riesgo de morir por causas cardiovasculares a corto plazo en las personas mayores de 65 años con patología previa.
El ruido del tráfico aumenta el riesgo cardiovascular

Las grandes urbes pueden ser demasiado ruidosas para nuestra salud

24 de Marzo de 2014

La respuesta del organismo frente a determinados niveles de ruido provocado por el tráfico desencadena un aumento de hormonas como adrenalina, cortisol y norepinefrina, que genera estrés y se asocia con el agravamiento de algunas enfermedades cardiovasculares.

Así, y de acuerdo con las conclusiones de un estudio realizado por investigadores del instituto de Salud Carlos III de Madrid y del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios de Agua (IDEA CSIC) de Barcelona, el ruido originado por el tráfico de vehículos se relaciona con un mayor riesgo de mortalidad a corto plazo por causas cardiovasculares en el caso de personas mayores de 65 años.

En investigaciones anteriores ya se había relacionado la contaminación acústica con un incremento de las posibilidades de sufrir determinadas enfermedades, por ejemplo, se habían encontrado un aumento de los casos de hipertensión y otros trastornos cardiovasculares entre las personas que vivían en zonas próximas a aeropuertos.

El nuevo estudio se llevó a cabo en la ciudad de Madrid entre los años 2003 y 2005, un periodo en el que se superaron con mucha frecuencia los niveles máximos de ruido considerados como aceptables por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se establecen en 65 dB(A).

Por cada aumento de 1dB(A) el riesgo de morir a corto plazo por causa cardiovascular se incrementa un 6,6% en las personas mayores de 65 años

Los resultados del trabajo mostraron una relación estadísticamente significativa a corto plazo entre el nivel de ruido al que se exponía un individuo y el riesgo de que muriera por una causa cardiovascular, revelando que por cada aumento de 1dB(A) dicho riesgo se incrementaba un 6,6% para las personas mayores de 65 años.

Esta asociación –que era independiente de los efectos de la contaminación del aire causada por los vehículos– no se encontró en los menores de esta edad, por lo que son las personas de la tercera edad con enfermedades previas las afectadas por este problema. Teniendo en cuenta que el estudio se realizó en Madrid, el aumento del riesgo en la mortalidad cardiovascular resulta significativo debido a la gran cantidad de personas mayores de 65 años que residen en esta ciudad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD