PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Alimentación en niños con cáncer
Cubrir las necesidades nutricionales en los niños que sufren algún proceso oncológico es clave a la hora de afrontar el tratamiento y superar la enfermedad. Te recomendamos cómo mejorar sus efectos secundarios.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Dieta para combatir la pérdida de apetito en el cáncer infantil

Niño con cáncer con falta de apetito

Añadir salsas cuando sea posible, hará más atractivos y apetecibles los platos.

Uno de los efectos secundarios del tratamiento del cáncer infantil que suelen presentarse con más frecuencia es la anorexia o pérdida de apetito.

Si la anorexia es intensa y prolongada y se restringe mucho la ingesta sin poner remedio a través de otros tipos de alimentación (nutrición enteral donde se conecta el alimento con el estómago o intestino a través de una sonda o nutrición parenteral, donde se infunde directamente la alimentación en torrente circulatorio) puede conllevar una desnutrición que empeore el pronóstico y el tratamiento del tumor.

Algunos consejos básicos para paliar este contratiempo con la dieta pueden incluir:

  • Adecuar la dieta a los gustos, características y estado del pequeño o pequeña.

  • Fraccionar la ingesta. Se toleran mejor comidas poco copiosas y frecuentes.

  • Comer en ambiente relajado y en compañía.

  • Mantener la habitación donde come el niño bien ventilada y sin olores.

  • Conseguir mayor rendimiento calórico: aumentar contenido energético y nutricional en pequeño volumen.

  • Enriquecer los purés, el arroz, la pasta, los postres, la legumbre con: huevo, leche, quesito, nata, queso rallado, mantequilla, picatostes, bacon, carne picada, embutidos, salsas, maíz, guisantes, frutos secos, aceite de oliva virgen, miel, mermelada, confitura, membrillo, caramelo líquido, etcétera.

  • Usar salsas con los platos que lo permitan: bechamel, salsa rosa, holandesa, de yogur, de queso, tártara, de tomate u otras.

  • Elaborar ensaladas con alimentos calóricos: aceitunas, aguacate, atún en aceite, queso, jamón, nueces, pistachos, almendras, pipas, plátano, uvas, etc.

  • Cocinar con rebozados, empanados, enharinados, siempre que el estado digestivo lo permita.

  • Evitar tomar agua o líquidos durante las comidas. Mejor antes o entre horas a pequeños sorbos, ya que reduce el apetito al provocar distensión gástrica.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD