PUBLICIDAD

Petting, el placer del sexo sin penetración
El petting es una práctica sexual no penetrativa, placentera en sí misma y con un gran repertorio de caricias íntimas para disfrutar en la intimidad erótica. Además, también es un buen recurso ante la disfunción eréctil o el vaginismo.
Escrito por Georgina Burgos, Sexóloga, psicóloga y escritora

Ventajas de practicar petting

Quiénes suelen practican petting

El petting es una práctica frecuente entre los adolescentes y los jóvenes que se inician en su vida sexual o que aún no desean practicar la penetración, pero sí disfrutar de una vida sexual satisfactoria y placentera.

Aunque es más frecuente en este sector de la población, no tiene límite de edad y está al alcance de quien quiera incluirlo en sus prácticas sexuales.

A veces los motivos pueden ser culturales, como desear conservar la virginidad hasta el matrimonio. En tal caso, el petting es una práctica que al no ser penetrativa asegura este propósito, y estaríamos hablando del petting premarital.

Pareja practicando petting

Sin embargo, es importante que se practique de mutuo acuerdo para evitar sorpresas, decepciones o frustración en el devenir de la relación sexual. Por supuesto, tampoco debe confundirse con el froteurismo, un trastorno donde no existe un consentimiento a los tocamientos en las zonas erógenas de la otra persona.

10 puntos a favor del petting

Practicar el petting tiene sus ventajas, sin necesidad de que entre en competencia con otras prácticas sexuales. En esto, como en casi todo, las comparaciones son perjudiciales, ya que cada técnica y estilo amatorio tienen su valor propio. Lo que al final cuenta es qué deseas de forma genuina y saber disfrutarlo.

Concretando, las ventajas del petting son las siguientes:

  • Fortalece el vínculo con la pareja.
  • Es aconceptiva y, por tanto, evita embarazos no deseados.
  • No requiere del uso de métodos anticonceptivos, puesto que no habrá coito.
  • Permite vivir una sexualidad no coitocéntrica, favoreciendo el descubrimiento y la exploración del erotismo y la amatoria propia y de la pareja de forma más global.
  • Es una fuente de autoconocimiento erótico y de placer sexual.
  • Disminuye el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión genital (ETG); en especial cuando se excluye el sexo oral y el contacto directo entre genitales.
  • Es muy aconsejable cuando no llevas condón.
  • Favorece el morbo de lo prohibido, la penetración; lo que actuará como un plus de excitación que bien puede formar parte de tus fantasías eróticas.
  • Puede hacer renacer la pasión cuando la relación se ha vuelto rutinaria y está centrada en el estímulo genital.
  • Es de gran utilidad ante aquellas dificultades o trastornos sexuales que dificultan o impiden la penetración.

El petting, un recurso para las dificultades sexuales

El petting es una práctica excelente como recurso para vivir una sexualidad satisfactoria cuando en el marco de la pareja se dan dificultades sexuales como la disfunción eréctil o el vaginismo. Ambas pueden dificultar el coito e incluso imposibilitarlo por completo.

Pareja practicando petting

En estos casos es importante considerar que es posible que uno de los miembros de la pareja, o los dos, se acerquen al petting desde la carencia y les genere frustración y tristeza. En esta situación, lo recomendable es acudir a un profesional especializado en sexología para resolver las dificultades sexuales subyacentes o para reformular la actividad sexual, de tal modo que se experimente como plena y satisfactoria por ambos miembros de la pareja, cuando se trate de trastornos sexuales sin solución.

El petting es útil también cuando hay dificultades en el deseo, o una pereza persistente para iniciar la actividad sexual, actuando como un potenciador del mismo; sobre todo cuando es poco demandante y más sensual que genital.

Actualizado: 14 de Octubre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD