Teletrabajo: la oficina en casa
Tener la oficina en casa es una opción para cada vez más personas gracias a las nuevas tecnologías. Más aún en tiempos de coronavirus. El teletrabajo tiene muchas ventajas, pero también inconvenientes si no sabes organizarte. Aprende a hacerlo de forma eficaz.

Consejos para organizarte bien si trabajas desde casa

Actualizado: 14 de abril de 2021

El teletrabajo exige una elevada capacidad de organización para crear una rutina diaria y acostumbrarse a ella. Por ello, debes enfocarlo como un trabajo tradicional en el que te desplazas hasta una oficina. Además, dado que vas a pasar buena parte del día en soledad, has de evitar tanto las distracciones como los hábitos perjudiciales para tu bienestar.

Bien sea porque teletrabajes por elección o por obligación empresarial, o debido al COVID-19, aquí van algunos consejos que te pueden ayudar para teletrabajar de manera eficiente son:

  • Establece un horario y cúmplelo a rajatabla todos los días laborales.
  • Prepárate diariamente como si fueras a ir a trabajar a la oficina. Desayuna, aséate y vístete con ropa de calle. En definitiva, crea una rutina matutina.
  • Busca un espacio de la casa donde te sientas cómodo para trabajar (no olvides que vas a pasarte mucho tiempo allí), que esté limpio y ordenado. Trabaja siempre en ese lugar y evita prácticas como hacerlo desde el sofá.
  • Equipa el espacio con todo lo que vayas a necesitar, para no levantarte de la silla constantemente.
  • Realiza actividades fuera de casa para descansar. Por ejemplo, date una vuelta por el barrio después de comer o sal a tomar un café a media mañana. Te ayudará a tomarte un reparador respiro.
  • Haz descansos (especialmente si trabajas con el ordenador) y ejercicios de estiramientos para desentumecer los huesos.
  • No te aísles de tus compañeros. Trata de fomentar la relación con ellos en tus visitas a las instalaciones de la empresa y participa en las iniciativas sociales que pongan en marcha. Existen también diversas aplicaciones y programas para mantener un estrecho contacto diario online.
  • Separa el espacio laboral del personal. Es decir, cuando trabajes, céntrate en tu ocupación, y cuando descanses, olvídate de trabajar.
  • Evita permanecer sentado mucho tiempo o ir de la mesa de trabajo al sofá o la nevera, muévete, despéjate y e intenta preparar alternativas saludables para picar para evitar otros hábitos menos sanos.
  • Pon límites claros a la familia para que no invadan tu espacio ni tu tiempo de trabajo cuando cohabitéis en casa con el fin de no mermar tu productividad.

Creado: 11 de mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD