PUBLICIDAD

La fisioterapia reduce las complicaciones de la cirugía abdominal

Las complicaciones respiratorias asociadas a la cirugía abdominal mayor se podrían prevenir realizando un programa de ejercicios respiratorios supervisados por un fisioterapeuta antes de la intervención.
Escrito por: Eva Salabert

28/03/2018

Alumnos en clase de fisioterapia respiratoria

Por cada siete pacientes que recibieron el entrenamiento respiratorio se evitó una infección de este tipo.

Los pacientes sometidos a una cirugía abdominal mayor –que se suele emplear en el tratamiento de diversos tipos cáncer y otros trastornos del intestino, el estómago, el hígado, o los riñones, entre otros órganos–, pueden sufrir graves complicaciones respiratorias durante el postoperatorio que pueden originar desde neumonía a un colapso pulmonar.

Ahora, un nuevo estudio ha revelado que acudir al fisioterapeuta antes de una intervención quirúrgica de este tipo puede reducir significativamente el riesgo de que aparezcan estas complicaciones, que aumentan las tasas de mortalidad y los costes sanitarios. De hecho, la mayoría de los hospitales en Australia disponen de especialistas en fisioterapia que enseñan a los pacientes ya operados a respirar correctamente y a realizar ejercicios de tos para reducir los problemas pulmonares.

La incisión en el abdomen provoca el debilitamiento de los músculos respiratorios, que tienen más dificultades para realizar su función, por lo que la respiración es menos profunda y se puede producir un colapso de los pulmones. Además, la anestesia también puede reducir la capacidad de estos órganos para protegerse contra las bacterias que contiene el aire que respiramos, por lo que los patógenos pueden permanecer en los pulmones tras la cirugía e incrementar el riesgo de neumonía.

La cirugía abdominal provoca el debilitamiento de los músculos respiratorios y la anestesia merma la capacidad de los pulmones para protegerse contra las bacterias

Aprender los ejercicios respiratorios antes de la cirugía

En la investigación, que ha sido realizada por científicos de la Universidad de Melbourne en colaboración con fisioterapeutas de tres hospitales en Australia y Nueva Zelanda, y se ha publicado en The British Medical Journal, han participado 441 pacientes adultos, a los que se instruyó en técnicas de respiración profunda y ejercicios de tos antes de someterse a una cirugía abdominal mayor.

Todos los pacientes recibieron un folleto en el que se les informaba sobre las infecciones respiratorias que se producían durante el postoperatorio, y la mitad de ellos disfrutaron además de una sesión personal con el fisioterapeuta, de 30 minutos de duración, en la que se les enseñó a realizar ejercicios respiratorios, que deberían poner en práctica tan pronto como despertaran de la anestesia, y continuar haciéndolos 20 veces cada hora hasta que fueran capaces de levantarse de la cama y caminar con frecuencia.

Tras evaluar otros factores de riesgo como la edad de los pacientes y otros problemas de salud que pudieran padecer, los resultados mostraron que aquellos que habían asistido a la sesión de fisioterapia antes de la cirugía tuvieron la mitad de infecciones respiratorias que los que únicamente recibieron el folleto informativo.

En concreto, por cada siete pacientes que recibieron el entrenamiento respiratorio del fisioterapeuta antes de operarse, se evitó una infección de este tipo. Los autores del trabajo también observaron que la intervención de fisioterapia resultó más eficaz en los pacientes varones, en aquellos con cirugía intestinal o colorrectal, y en los que tenían menos de 65 años de edad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD