Abusar de los fritos aumenta el riesgo de problema cardiaco e ictus

Abusar de los alimentos fritos en la dieta se ha relacionado con más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares como el ictus. Un riesgo que podría aumentar hasta un 12% en función de las cantidades ingeridas.
Escrito por: Natalia Castejón

20/01/2021

Fritos: más riesgo cardiaco y de ictus

En estos tiempos en los que las prisas son nuestras compañeras vitales, también en la cocina, los productos procesados y los fritos son la opción más rápida para comer o cenar para muchas personas. Ahora, un estudio realizado por investigadores de la  Universidad de Shenzhen (China) ha relacionado las dietas que abusan de los fritos con más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Tal y como se explica en el estudio, que se ha publicado en la revista Heart, se tuvo en cuenta 17 investigaciones, con 562.445 participantes, en los que se produjeron 36.727 eventos cardiovasculares, como un infarto de miocardio o un derrame cerebral, y otros 6, con 754.873 personas a las que se le analizó la dieta y la salud durante un periodo de 9,5 años, durante ese tiempo se produjeron 85.906 muertes por cardiopatías y otras causas.

Las personas que abusan de los alimentos fritos, como el pollo o las patatas, tienen un 28% más de riesgo de infarto o derrame cerebral

Los resultados indicaron que los que más alimentos fritos comían, como pollo, pescado o patatas fritas, tenían hasta un 28% más de riesgo de eventos cardiovasculares, en comparación con los del grupo de menos ingesta. Además, también observaron un 37% más de probabilidades de insuficiencia cardiaca y hasta un 22% en el caso de enfermedad coronaria.

Más riesgo cuanta más cantidad de alimentos fritos

No obstante, los investigadores también tuvieron en cuenta si el riesgo de estos problemas de salud cuando aumentaba cuantas más cantidades de alimentos fritos se ingerían, y encontraron que por cada porción adicional de 114 g la probabilidad de problemas cardiacos e ictus aumentaba un 3%, 2% y 12%.

Y es que, los alimentos que se han preparado en aceite caliente aportan grandes cantidades de energía, pues su contenido en grasa es elevado y además al poner aceites vegetales hidrogenados a altas temperaturas se generan ácidos grasos trans, que se ha demostrado ampliamente que son nocivos para la salud.

Según explica, freír también hace que aumente la producción de subproductos químicos que están relacionados con la respuesta inflamatoria del organismo, como la acrilamida. A todo esto hay que añadir el alto contenido en sal que se agrega a, por ejemplo, el pollo o las patatas fritas, y su acompañamiento común en los menús de comida rápida con refrescos, que suelen ser ricos en azúcar, dos de los mayores enemigos de una buena salud cardiovascular.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD