Ligan la salud cardiaca en el embarazo a la del hijo en la adolescencia

Las mujeres con problemas cardiacos durante el embarazo tienen hasta ocho probabilidades más de que sus hijos también tengan una peor salud cardiovascular durante la adolescencia, concretamente entre los 10 y los 14 años.
Escrito por: Natalia Castejón

17/02/2021

Salud cardiaca de la madre afecta al hijo

Son muchos los problemas de salud o trastornos que puede traspasar la embarazada al bebé, y un estudio realizado por la Universidad de Northwestern (EE.UU.) en colaboración con el Hospital infantil Ann & Robert H. Lurie, ha descubierto que este podría ser el caso de las cardiopatías, pues presentar mala salud cardiovascular durante la gestación podría influir en que los hijos también padezcan estos problemas a largo plazo, en concreto durante la adolescencia.

La investigación ha revelado que más del 90% de las mujeres estadounidenses tienen una salud cardiaca deficiente. “Nuestros nuevos hallazgos sugieren que los hijos de este gran grupo de madres con una salud cardiovascular subóptima pueden tener un mayor riesgo de deterioro temprano de su propia salud cardiovascular durante la infancia”, ha expuesto la Dra. Amanda Perak, principal autora del estudio, que se ha publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA).

Las embarazadas con salud cardiovascular intermedia, como aquellas con sobrepeso, tuvieron el doble de riesgo de que sus hijos heredaran una peor salud cardiaca

Las mujeres embarazadas que se analizaron en el estudio –más de 2.300– fueron catalogadas en función de su salud cardiovascular, teniendo en cuenta su índice de masa corporal, colesterol, tensión arterial, tabaquismo y niveles de glucosa a las 28 semanas de gestación, y se pusieron en relación con la salud cardiaca de su descendencia entre los 10 y los 14 años.

Salud cardiovascular compartida entre madre e hijo

Los resultados mostraron que los hijos nacidos de las madres clasificadas con la peor salud cardiovascular tenían casi ocho veces más riesgo de ser catalogados también como los adolescentes con peor salud cardiovascular, en comparación con la de los hijos de las mujeres que no habían sufrido estos problemas en la gestación. Por otro lado, las embarazadas con salud cardiovascular intermedia en la catalogación, como por ejemplo aquellas con sobrepeso que no llega a obesidad, tuvieron el doble de riesgo de que sus hijos heredaran una peor salud cardiaca, según explican en el estudio.

Con este trabajo los investigadores pretenden que se aborden mejor estas causas subyacentes de los problemas de salud del corazón en los niños; de esta manera, se podrían evitar accidentes cerebrovasculares, ataques cardiacos y muertes prematuras a medida que van creciendo. Además, están planeando estudiar otras causas de esta asociación, ya que, según explica la Dra. Perak, “un entorno adverso en el útero de la mujer puede dar lugar a diferencias en las que los genes de la descendencia se encienden o apagan en diferentes momentos, lo que podría ser una razón para las diferencias de salud”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD