PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

La consulta preconcepcional, clave de un buen embarazo

La consulta preconcepcional, en la que se evalúa el estado de salud de la futura madre, se informa sobre hábitos saludables y se prescriben suplementos vitamínicos, resulta clave para un buen desarrollo del embarazo.
Una doctora ausculta a una mujer

Si estás planeando quedarte embarazada, es conveniente que acudas a una consulta preconcepcional.

23 de Mayo de 2013

La consulta preconcepcional, en opinión de los expertos, debería generalizarse a todas las mujeres que estén planeando un embarazo, con independencia de su estado de salud. Se trata de una medida que sirve para evaluar los posibles riesgos que pueden afectar al desarrollo de la gestación, realizando las pruebas y exploraciones pertinentes, para informar a la paciente sobre hábitos saludables, y para prescribirle suplementos de ácido fólico, yodo o vitaminas, o derivararla a una consulta genética prenatal si fuera necesario.

Como explica el Dr. Juan Pablo Royo, especialista en Obstetricia y Ginecología del Hospital Viamed Santiago, la salud de la mujer y del feto a lo largo del embarazo dependen en gran medida de las condiciones en que se encuentren los progenitores en el momento de la concepción. Y añade que la prevención primaria que se lleva a cabo en la consulta preconcepcional es la más completa, eficaz y rentable que existe, porque de esta forma se contribuye a evitar que aparezcan trastornos de salud.

La salud de la mujer y del feto a lo largo del embarazo dependen en gran medida de las condiciones en que se encuentren los progenitores en el momento de la concepción

En la actualidad, este tipo de prevención cobra especial importancia, además, porque es muy frecuente que la mujer decida quedarse embarazada a partir de los 35 años, y porque la mayoría de las mujeres trabajan y se ven sometidas a esfuerzos y situaciones de estrés, que aumentan tanto el riesgo de sufrir complicaciones asociadas al embarazo como diabetes gestacional o preeclampsia, como la posibilidad de que se produzca un parto prematuro.

Por ello, además de la consulta preconcepcional, es muy importante que la mujer acuda al ginecólogo ante la sospecha o los primeros síntomas de embarazo porque la primera consulta prenatal –señala el Dr. Royo–, debe realizarse en el transcurso de las primeras 12 semanas de la gestación y, a partir de entonces, la futura madre debe someterse a todas las revisiones periódicas recomendadas por su médico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD