PUBLICIDAD

Los futuros padres deben evitar el alcohol 6 meses antes del embarazo

Los hombres que desean tener un hijo deben dejar de beber alcohol al menos seis meses antes de la concepción, según un metaanálisis que asocia su consumo a un mayor riesgo de que el bebé nazca con defectos cardíacos congénitos.
Escrito por: Eva Salabert

04/10/2019

Símbolo de prohibición sobre unas copas de vino que bebe una pareja

Las mujeres ya saben que durante el embarazo no pueden beber alcohol porque esta sustancia puede provocar graves problemas de salud a su bebé, desde varios tipos de malformaciones, hasta el síndrome de alcoholismo fetal, pero ahora un metaanálisis que ha evaluado por primera vez el consumo de alcohol del futuro padre, ha concluido que existe una asociación entre dicho consumo y las patologías cardíacas congénitas.

En esta investigación, que se ha publicado en European Journal of Preventive Cardiology, de la Sociedad Europea de Cardiología, se han analizado 55 estudios publicados entre 1991 y 2019, que incluían 41747 bebés con alguna de estas patologías, y 297587 que estaban sanos. Según sus autores, sus hallazgos indican que tanto las mujeres, como los hombres, deberían evitar el consumo de alcohol mucho antes de la concepción: como mínimo un año antes en el caso de las féminas, y seis meses antes en el de los varones.

Asocian consumo de alcohol paternal y patología cardíaca congénita

En el estudio se asoció beber alcohol tres meses antes del embarazo o durante el primer trimestre con un 44% más riesgo de enfermedades congénitas de corazón para los padres, y un 16% más para las madres, en comparación con no beber. Los atracones de alcohol, considerados como tomar cinco o más bebidas alcohólicas de una vez, se relacionaron con un 52% más probabilidades de estos defectos de nacimiento para los hombres, y un 16% para las mujeres.

Los investigadores han comprobado que el riesgo de enfermedades cardíacas congénitas aumenta gradualmente con el consumo de alcohol parental

El Dr. Jiabi Qin, de la Escuela de Salud Pública Xiangya, de la Universidad Central del Sur, en Changsha (China), y autor del trabajo, ha explicado que han comprobado que el riesgo de enfermedades cardíacas congénitas aumenta gradualmente con el consumo de alcohol parental. Además, el consumo de alcohol de las madres se relacionó con un incremento de un 20% en el riesgo de que el feto desarrollara tetralogía de Fallot, un trastorno en el que se presentan cuatro anomalías en la estructura del corazón.

Las enfermedades cardíacas congénitas son los defectos congénitos más comunes, y se estima que cada año nacen alrededor de 1,35 millones de niños con este problema de salud, que constituye la primera causa de muerte perinatal y puede incrementar las probabilidades de que desarrollen una enfermedad cardiovascular a largo plazo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD